2015-02-23 10:02 FC Barcelona Por: Administrador

Sport acusa a Luis Enrique de desconcertar a los jugadores



R.G.

El mal partido ante el Málaga deja signos evidentes de que algo no funciona en el vestuario del Barça. Durante el encuentro el Barça se mostró inoperante en ataque, falto de ideas y paciencia y con el único recurso de centrar balones al área. Según explica el diario Sport, Luis Enrique indicó durante el descanso que "hay que tener más paciencia, más circulación de balón, más fluidez y precisión, más control y abrir más por las bandas". Algo lógico para poder superar la muralla defensiva que armó el Málaga.



Pero esto desapareció en tan solo 20 minutos aproximadamente, cuando Luis Enrique decidió sentar a Iniesta en el banquillo para dar entrada a Pedro. Un interior de toque, pausa, clase y gran rigor táctico por un extremo rápido, activo y que, por desgracia, no está viviendo su mejor momento. Según explica Sport, el rostro de Piqué era de auténtica incredulidad al ver el cambio y se aproximó al banquillo pidiendo explicaciones. Este cambio situó al equipo en un extraño dibujo táctico que no dejaba claro si era un 4-2-4 o un 4-3-3 con Messi de falso interior.

Tras este desconcierto vino el remate final, cuando Luis Enrique decidió quitar a un hombre de banda, Dani Alves, para introducir a Mascherano. Dibujando así un 3-4-3, donde solo existía un interior puro, Rakitic. El diario Sport asegura que algunos jugadores explicaban que "estuvimos veinticinco minutos sin jugar a nada".

Estas decisiones tácticas trajeron locos a todos los jugadores, que no acabaron de entender que es lo que el técnico del Barcelona buscaba con esa sacudida al once. Finalmente el propio vestuario calificó el partido ante el Málaga como un accidente.




Deja tu Comentario