2016-10-19 14:10 FC Barcelona Por: Administrador

Sport se alinea con Guardiola y Mundo Deportivo con el Barça



Pedro Riaño El regreso de Pep Guardiola al Camp Nou para enfrentarse al Barça ha servido para añadir un capítulo más en la construcción de la división del barcelonismo, en este caso del barcelonismo mediático. Sabido es que las relaciones entre el técnico catalán que un día decidió dejar plantado al Barça y la directiva de Bartomeu no son precisamente amistosas, aunque Ferran Soriano admite que entre ambos clubs sí son cordialisimas, y en su regreso Pep ha aprovechado la rueda de prensa que debía ser futbolera, como reclamaba él en el pasado, para lanzar porquería contra la directiva utilizando a Mundo Deportivo como arma arrojadiza y alejándose de la parcela deportiva que debería ser la que analiza un entrenador. Es terreno Luis Enrique podría darle lecciones. Mundo Deportivo estuvo enfrentado al antiguo régimen de Joan Laporta ejerciendo la crítica contra su gestión. Y se entiende que en el saco de Laporta caben Johan Cruyff y Pep Guardiola y todo lo que cuelga de ellos. La llegada de Sandro Rosell a la presidencia del Barça supuso un vuelco en la línea editorial del periódico, que se convirtió en mas oficialista bebiendo de fuentes directas del club. Sport, por su parte, de clara tendencia antinuñista en el pasado y de tibia proximidad a la era Laporta y sus satélites, varió de forma radical su línea editorial hace unos meses al nombrar como director a Ernest Folch, radical laportista, cruyffista y guardiolista. Es evidente que para Bartomeu y su directiva Mundo Deportivo esté mejor valorado que su competidor, enfrascado en la defensa a ultranza de Pep Guardiola, Johan Cruyff y Joan Laporta. La rueda de prensa de Guardiola ayer ha servido para abrir heridas y dividir al barcelonismo mediático. Sport, que históricamente ha presumido de ser el "número uno en ventas" y  "el diario del Barça", ha perdido ambas condiciones por su empecinamiento en vivir de recuerdos. Pero la nostalgia no vende periódicos. Ese "Mundo Deportivo miente y manipula" que hoy publica Sport recuerda tiempos casposos del pasado que parecían olvidados con Tom Hernáez y Andrés Astruells tirándose los trastos. En esta guerra Sport se alinea en el equipo de Guardiola y Mundo Deportivo va con el Barça. De todo esto queda una conclusión: Guardiola se fue con rencor del Barça y el rencor sigue vivo en él pasados cinco años. Guardiola retroalimenta a su club de fans dispuestos a hacer sonar las palmas para regalarle los oídos aún a costa de enfrentarse al Barça. Respetable línea editorial. Arriesgada también.

Deja tu Comentario