2015-08-23 22:08 Real Madrid Por: Administrador

Un Madrid sin 9 se estrella ante un muro ultradefensivo (0-0)



Álvaro Villaverde 

El Real Madrid de Rafa Benítez se estrenaba de forma oficiosa en Gijón ante un recién ascendido como el Sporting. Y para tal cita y ante la baja del lesionado Benzema, el técnico madrileño daba entrada a los dos españoles Isco Alarcón y Jesé Rodríguez en detrimento de James Rodríguez. Sorprendía con la incursión del grancanario esta vez de extremo derecho, con Cristiano solo en punta.



Primer once y primera muestra de intenciones, en caso de que no esté Karim será el crack portugués el que lleve el peso ofensivo como único delantero. Y los blancos salieron al césped con ganas y un ataque muy veloz. Los gijoneses se dedicaron en los primeros minutos a defender las contínuas internadas de Danilo por la banda derecha junto a Jesé

La primera la tuvo Cristiano en el minuto 3 cuyo chut bombeado acabó atajando el guardameta local. Un Cuellar que volvería a tenerse que emplear en un disparo de Gareth Bale en el minuto 10 que se iba rozando el poste derecho. El internacional galés se convertía en el más activo en estos minutos y teniéndo la mejor ocasión tres minutos más tarde. Tras una buena combinación con Luka Modric, el crack británico regateaba a Cuellar y, muy escorado, chutaba al lateral de la red. 

El Sporting asistía impávido al monólogo del Real Madrid y el público local sólo se dedicaba a insultar a los merengues, en vistas a que no tenían nada que celebrar. ya en el 20 de la primera parte Isco y Jesé tuvieron en sus botas la oportunidad de adelantar a los suyos, pero sus disparos casi seguidos se fueron cerca de la portería rival.



En la única ocasión del Gijón en la primera mitad, el exazulgrana Sanabria remataba de cabeza y su disparo daba en el larguero y botaba en la línea claramente, sin dar opción a cualquier posible gol fantasma. Con los jugadores locales reclamando el inexistente gol el Real Madrid se plantó en el área de Cuellar y Sergio Álvarez cometía penalti claro sobre Cristiano Ronaldo que Estrada Fernández se acabó comiendo. 

El primer tiempo acabó con un Cristiano Ronaldo intentándolo pero encontrándose con un buen Ivan Cuellar. Los rojiblancos daban gracias de llegar a vestuarios con el cero a cero inicial, justos ya de fuerzas.

En el segundo tiempo Cuellar volvía a heregirse en el mejor de los suyos. Un paradón del ex del Atleti a un chut de Toni Kroos daba por inaugurada la segunda mitad. El Madrid siguió a lo suyo, buscando el gol con ahínco pero sin fortuna. Cristiano lo intentaba con un latigazo muy duro pero nueva mente el portero despejaba a córner.

Ante esto Rafa Benítez buscaba el cambio que diese el gol. James era el elegido para entrar y Jesé el damnificado. El esquema defensivo asturiano ya era del todo descarado y la pelota era dueña sólo de los madridistas. Los locales comenzaban a notar nuevamente el cansancio debido a tener que correr contínuamente tras la pelota.

Tras esto era Bale el que se negaba a ver como su equipo empataba ante un rival tan débil como el asturiano. En dos ocasiones estuvo a punto de romper el empate pero primero el poco acierto en el chut y después las manos de Cuellar lo evitaban. Tras esto los sportinguistas comenzaron a emplearse con dureza para evitar que Bale y Cristiano aparecieran y les estropearan la fiesta.

Kovaci hacía su debut con la camiseta blanca y entraba en lugar de un buen Isco que ya mostraba signos de fatiga. Tras la sustitución en el 71' una contra llevada a cabo por Gareth Bale dejaba a Cristiano ante dos defensas rivales en el pico izquierdo del área. Tras una bicicleta el luso chutaba y nuevamente Cuellas desabarataba la ocasión, su rechace llegaba a la cabeza de Isco que cabeceaba fuera. Una más para el Madrid que estaba casi desesperado. 

Los últimos diez minutos de partido era un monólogo del madrid enfrentándose a un muro de diez hombres rojiblancos plantados en la frontal de su área. Modric y Cristiano Ronaldo volvían a probar suerte pero no había manera. El esfuerzo de los de Benítez era encomiable.

Al final los locales prefirieron dedicarse a perder tiempo y el partido murió con una falta a favor de los merengues que acabó en la barrera.

 

 

 


Deja tu Comentario