2013-12-03 13:12 FC Barcelona Por: Administrador

Tello equivoca su estrategia y chantajea al Barça



Joan Tubau

Cristian Tello firmó en el pasado mes de agosto un contrato que le liga al FC Barcelona hasta 2018 con una cláusula de rescisión cifrada en 25 millones de euros. Nadie le obligó a firmarlo. De hecho, el jugador se mostraba radiante al salir de las oficinas del FC Barcelona una vez rubricado el acuerdo. Los contratos se firman para ser respetados, a las duras y a las maduras. Tello considera que el entrenador no ha contado con él todo lo que debía -las lesiones no han ayudado- y en plena crisis del equipo, con dos derrotas consecutivas, anuncia públicamente su intención de bajarse del barco si el técnico no le concede un papel de protagonista.



Tello ha dicho: "Esperaré a ver cómo va la temporada y si de aquí al final no juego lo que deseo, me plantearé salir. Tomar ese paso será bastante difícil pero creo que hay que valorar el rol de cada uno. A medida que pasan los años quieres que el rol cambie y tener más minutos". Estas palabras, dichas ahora, en un momento más inoportuno, suenan a chantaje. El Barça ahora necesita que todos los que están implicados en el equipo remen en la misma dirección. Lo que menos precisa es de jugadores ventajistas que estén más pendientes de los minutos que juegan que del rendimiento del equipo.

Además, el jugador ha admitido que "el Tata se reunió conmigo a inicio temporada y me pidió paciencia y me dijo que los canteranos tendríamos nuestra oportunidad, que no bajáramos los brazos". Pues eso. A final de temporada, y no ahora, será el momento de analizar lo que ha pasado y de plantearse el futuro. Lo que Martino no puede hacer es poner a Tello si está lesionado, como ha ocurrido en los últimos partidos.

De cualquier forma, Tello sabe lo que ha firmado y si tanta necesidad tiene de irse del Barça, ya sabe lo que tiene que hacer. No hay más que leer el contrato que él mismo firmó hace cuatro meses de su puño y letra: sólo tiene que presentarse en el club con 25 millones y puede fugarse a donde le dé la gana. Así de sencillo. Menos hablar y más compromiso.






Deja tu Comentario