2012-04-15 23:04 Real Madrid Por: Administrador

Mourinho castiga a la prensa de Madrid



De hecho, Mourinho ha pasado de recitar uno por uno los nombres que compondrán la alineación para el partido siguiente al que ofrecía su correspondiente rueda de prensa, a sacar a su segundo entrenador, Aitor Karanka, para cumplir el expediente y no ofrecer grandes titulares. Esta evolución de Mourinho viene dada porque desde el primer momento piensa que la prensa de Madrid no es afín al Real Madrid y que, por tanto, no cuenta con la protección que, por ejemplo, sí que tienen el Barcelona y Guardiola en la prensa catalana.

Mourinho ha pasado de jugar un partidillo informal con los periodistas en Valdebebas a cerrar a cal y canto las entradas a los entrenamientos, suprimir por completo las ruedas de prensa de los jugadores durante la semana o hacer de Karanka el verdadero protagonista de las ruedas de prensa en las previas de los partidos. Además, Mou ha demostrado que es un especialista en pasarle factura a aquellos que han ido contra él, por eso sabe que cuando sale Karanka a dar la cara, la gran mayoría de la prensa que le espera tuerce el gesto. Es una pequeña venganza particular para con los periodistas que le atacan constantemente.



Cuando el técnico del Real Madrid se empezó a dar cuenta que la batalla con Los periodistas estaba perdida decidió cambiar radicalmente su forma de encarar las ruedas de prensa anteriores y posteriores a los partidos. Ahora se ve a un Mourinho especialmente agrio, mal encarado y, en ocasiones, hasta chulesco con aquellos que le preguntan. Es otra de sus formas de pasarle factura a los medios informativos.

Sin embargo, ese mal carácter de Mourinho sólo aparece con los medios españoles, ya que cuando la pregunta viene desde la prensa inglesa, o como sucedió en el último partido de Champions, de los compañeros chipriotas, Mourinho contesta gustosamente y se pueden medir en minutos sus respuestas a los medios extranjeros que se dan cita en las comparecencias del técnico merengue. Así castiga Mourinho cada titular y cada palabra en contra suya por parte de los medios de información. Una batalla que no tienen visos de desaparecer mientras el portugués siga ocupando el banquillo del conjunto blanco.


Deja tu Comentario