2017-05-17 22:05 Real Madrid Por: Administrador

Tenía que parecer un accidente y se vio claro que fue un atraco al Celta



Fede Peris

Martínez Manuera, el árbitro que ha dirigido esta noche el Celta-Real Madrid, no se ha ceñido al guión habitual por el que el atraco debe parecer un accidente. No se ha cortado un pelo y no ha perdido el tiempo disimulando.  Ha ido descaradamente a por el Celta y le ha echado un cable a Real Madrid, que no lo necesitaba, para allanarle el camino de la Liga. Ha llovido tanto sobre mojado en este campeonato siempre a favor del Real Madrid que si finalmente, como parece, el equipo blanco sale campeón, habrá que convenir que su título numero 33 estará teñido de vergüenza y bajo las sombras de la sospecha.



Lo de hoy en Vigo ha sido tan sospechoso que ha parecido directamente un atraco. El Real Madrid tiene excelentes jugadores y atraviesa por un buen momento de juego. No necesita ayudas como la de hoy, y menos de forma tan escandalosa. Se ha notado mucho. Tenía que parecer un accidente y simplemente ha parecido un atraco. Es posible que Martínez Manuera sea un mal árbitro y que por eso lo haya hecho esta noche tan mal, pero la imagen que ha dado es la de un tipo que sigue instrucciones al pie de la letra sin prestarse a que nadie le arranque de su guión.

No se atrevió a pitar la mano de Varane

Fue una jugada muy significativa. Ocurrió en el minuto 38 de la primera mitad, con 0-1 en el marcador. Jonny intentaba meterse en el área y en el límite Varane cortó su centro hacia el interior. No quedó claro en primera instancia si Varane estaba dentro o fuera del área. Penalti o falta al borde del área, Y, ya se sabe, en caso de duda Martínez Manuera optó por no pitar nada, no fuera a ser que le metan en la nevera por perjudicar al Real Madrid.

Puede estar tranquilo Martínez Manuera. Él y todos los árbitros españoles. Para ellos no hay nevera si el beneficiado es el Real Madrid. Incluso si el perjudicado es el Barcelona puede haber premio y pitar la final de Copa para volverlo a perjudicar. Así funciona el negocio. Martínez Manuera se ha asustado tanto ante la posibilidad de pitar penalti contra el Real Madrid que no ha pitado ni la mano de Varane al borde del área. Es la consecuencia de los complejos que atenazan a la clase arbitral cuando tienen que pitar al Real Madrid, porque cuesta pensar que un árbitro de la mejor Liga del mundo no sepa más. No puede ser por eso.



A Iago Aspas no le retirarán las tarjetas: No es del Madrid

Y la prueba evidente de la ineptitud de este colegiado es que no sólo no pitó la mano de Varane sino que resolvió la jugada mostrándole una tarjeta a Iago Aspas por reclamar lo que había pasado de verdad en el campo. Pero el castigo será para el jugador y el árbitro recibirá un premio por hacerlo tan "bien". Y es que Iago Aspas no es del Real Madrid y si el Celta intenta recurrir a esa tarjeta injusta a todas luces, no recibirá el mismo premio que Nacho, en lo que ha constituido uno de los muchos escándalos que han rodeado al Real Madrid en esta Liga.

Martinez Manuera se ha cargado el partido con esa tarjeta a Iago Aspas y con otra que le ha enseñado al mismo jugador en el minuto 61 por recibir una patada de Sergio Ramos en el tobillo acompañada de un empujón dentro del área. A Martínez Manuera le ha entrado el tembleque ante la posibilidad de pitar un penalti en contra del Madrid molestando al palco de los hilos y ha optado por la salida más fácil, enseñarle otra tarjeta a Iago Aspas, el jugador más peligroso del Celta, dejando al equipo gallego con diez jugadores ante el Real Madrid en la última media hora de juego. Jugada perfecta. Mejor no lo podía haber hecho.

En la jugada siguiente, Cristiano Ronaldo ha protagonizado un lamentable piscinazo en el área gallega, que el árbitro no ha pitado, pero aún así la vedette portuguesa no ha corrido la misma suerte que Iago Aspas por, supuestamente simular un penalti. Martínez Manuera, seguramente estaba informado de que a Cristiano Ronaldo no se le podía enseñar tarjeta porque eso le impediría jugar en la jornada final en Málaga. Y si Iago Aspas fue expulsado por simular un penalti que lo fue, Cristiano Ronaldo fue indultado por simular un penalti que fue. Son las ventajas de jugar en el equipo del palco más poderoso de España y parte de la comunidad internacional.

Martínez Manuera ha seguido persiguiendo al Celta con diez hombres y les ha acribillado a tarjetas. Hasta ocho, echando también del banquillo a su entrenador y a su ayudante. Le faltó por echar al presidente y al alcalde. Tampoco hizo falta. El trabajo, limpio y fino, estaba hecho y los resultados no podían ser mejores.

"Así, así, así gana el Madrid"

Le perdonó la segunda amarilla a Casemiro y puso especial cuidado en no estropearles la fiesta de Málaga a los tres jugadores madridistas apercibidos. Era tal el descontrol que mostraba el colegiado que el público de Balaídos le pedía "otra, otra", otra tarjeta amarilla para los suyos. Ya puestos... Y eso sí, hoy retronó con más fuerza que nunca el ya entrañable y tradicional "Así, así, así gana el Madrid". Así, como siempre.

Lo de hoy, sin embargo, después del aperitivo de Nacho y el Comité de Apelación, ha sido más que un atraco y empieza a dar asco. Se nota demasiado. Ha sido una provocación en toda regla en la que el árbitro ni se ha tomado la molestia de disimular. Ha ido descaradamente a por el Celta y a aupar al Real Madrid al liderato. Lo ha hecho tan bien, que se ha notado demasiado. Y  no hacía falta. El Real Madrid hubiera ganado igual, sin necesidad de añadir más kilos de vergüenza a su repleta historia negra de escándalos arbitrales.

Si Eduardo Inda se ganó un jamón por calentar el prepartido con sus embustes de maletines, hoy le toca el jamón al árbitro. Ha estado "fenomenal" durante el partido. El mejor del Real Madrid.


Deja tu Comentario