2012-05-17 12:05 Real Madrid Por: Administrador

Tensión máxima entre Guardiola y Rosell



El día de la rueda de prensa de despedida de Guardiola del banquillo del Fútbol Club Barcelona se vivió uno de los días más angustiosos de la relación Pep-Rosell. El hasta la fecha técnico culé se enteró pocas horas antes de su adiós de quién sería su sustituto. Ni Tito Vilanova ni Sandro Rosell se atrevieron a decírselo, jugaron por la espalda, algo que deja patente el cisma existente en el club azulgrana.

El máximo representante del Barça quería lejos del Barça a Guardiola. Sus trabas y piedras en el camino habían dado sus frutos, el último reducto del ‘Laportismo’ seguía los pasos de otros como Johan Cruyff, y dejaba al club azulgrana limpio de todo lo que significara algo para el anterior presidente.



La última traición de Rosell no llegó al no decirle a Guardiola que Tito sería su relevo, sino que el presidente se había encargado de seguir lanzando rumores a sus prensa afín para maltratar la figura de Guardiola, algo que no gusto al de Santpedor, que tras el partido ante el Málaga y su discurso ante el público, subió al palco y lanzó un ultimátum a Sandro Rosell: “Me iré sin hacer ruido, sin hacer declaraciones, sin dar entrevistas y sin escribir libros. Pero si tú y tus amigos me jodéis, a mí o a los míos, hablaré todo lo que tenga que hablar y ya sabes que querrán escucharme”, avisó Pep.

Guardiola hablaba de los comentarios maliciosos de un sector de la prensa catalana muy afín al presidente del Barça, con el Grupo Godó al frente. Pep no quiere malos rollos, pero promete guerra a Rosell si este empieza a tirar de la manta. El cisma en Can Barça continúa creciendo. 


Deja tu Comentario