2012-08-13 22:08 Real Madrid Por: Administrador

Terminó la pretemporada: El reto de la décima espera



Y es que el equipo blanco debuta en la Liga este domingo ante el Valencia (19:00 horas, Santiago Bernabéu). No podía ser más complicado el inicio liguero para el campeón, que tendrá que pelear para derrotar al tercer clasificado de los últimos 3 años, algo que ya es decir bastante teniendo en cuenta el nivel mostrado por los dos grandes en estas últimas tres ediciones del campeonato.

Pensándolo bien, el inicio podría ser más complicado si el rival hubiese sido el Barça. Pero no se confíen: Resulta que el Barça será el siguiente rival del Madrid, que se jugará la Supercopa de España en un enfrentamiento a doble partido que tendrá lugar en las dos próximas semanas.



Un comienzo extraño, ya que la Supercopa se decidirá con la Liga ya empezada (los blancos jugarán frente al Getafe entre ambos partidos), algo que no permitirá a Mourinho reservar nada en estos primeros choques, cosa que tampoco pretendía hacer después de haber manifestado en repetidas ocasiones que le da más importancia a revalidar el título liguero que al primer título del año.

Todos los protagonistas insisten en que lo que suceda en la Supercopa no tendrá ninguna repercusión sobre el resto de la temporada. Esto, como todo, será relativo. El año pasado el Madrid puso todos sus esfuerzos en intentar empezar la campaña dándole una bofetada en la cara a su máximo rival, con una cierta dosis de complejo a sus espaldas aún debido a las últimas derrotas. No logró ganar, pero dejó patente una mejoría en los Clásicos que, eliminación copera aparte a principios de 2012 (en la que se quedó a un gol de eliminar al Barça), sirvió  luego para ganar en el Camp Nou en mayo (1-2) y darle el golpe de gracia a los culés y a la Liga.

En lo deportivo, las novedades del equipo son pocas. Se marcharon Altintop, Gago y Canales, lo hará también Carvalho y muy probablemente lo hará Sahin, jugadores que no tuvieron protagonismo el año pasado, por lo que su marcha no cambiará nada. Está por ver si se va Kaká, que dejaría su sitio a Luka Modric, el único jugador pretendido por el club y que acabará llegando. Será la única cara nueva de un grupo que lleva ya tres años unido y con más automatismos que nunca. La pretemporada ha servido para engrasar la máquina y perfeccionar todos los detalles de ese juego electrizante que llevó a ganar la Liga hace sólo unos meses batiendo el récord de puntos y goles.



Más de lo mismo. Modric no desentonará, sino que aportará cosas similares a lo que ya muestra esta plantilla, que es precisamente lo que se busca. ¿Para qué tocar lo que funciona? Mourinho se ha empeñado en mantener el mismo bloque y las mismas ideas desde que llegó, decidido a construir un grupo desde cero (sirven como ejemplo las renovaciones consumadas estos últimos días). Es ahora cuando piensa que empezarán a llegar los frutos más dulces de este esfuerzo constructivo. Tras la Liga, con algo más de aprendizaje y unión, toca la Champions.

Una Champions que se alza en el horizonte como gran objetivo del curso, tras dos ediciones tropezando a las puertas, en semifinales. Para ello habrá que lograr la excelencia y ajustar algún pequeño problema visto en estas últimas semanas, como la cantidad de goles encajados. Los primeros partidos exigentes de la temporada servirán como acicate para esto. 

El Madrid cierra la pretemporada con un balance de seis partidos jugados, cinco victorias, una derrota, 21 goles a favor y nueve en contra. Nada tendrá que ver con el comienzo de la temporada, para bien o para mal. El reto es seguir demostrándole al mundo que se ha superado a un Barça que llega al nuevo curso con las dudas propias del final de la era Guardiola. Y Mourinho lo sabe. Es hora de dar el golpe de gracia, que llegará consiguiendo la décima. La plantilla tiene dos días de descanso hasta el miércoles, día en el que empezarán a prepararse para la primera batalla ante el Valencia. Que baje el telón y el balón eche a rodar, que hay ganas.


Deja tu Comentario