2013-12-10 17:12 FC Barcelona Por: Administrador

Thiago Alcántara, un ejemplo de jugador desagradecido



Joan Tubau

 “Disfruto mucho de nuestra manera de jugar al fútbol. Fichar por el Bayern ha sido la mejor decisión de mi vida”. Así de eufórico se expresa Thiago Alcántara. Feliz por haberse ido del FC Barcelona, el club que le formó y le convirtió en un futbolista de elite de acuerdo a la filosofía de juego que impera en los equipos inferiores de la entidad. No era necesario que mintiera y ocultara su felicidad, pero tampoco era preciso que diga que "la mejor decisión que he tomado en mi vida fue dejar el FC Barcelona". La vida es muy larga y puede llevarse muchas sorpresas.



Y es que además no es verdad. Si estuviera en el FC Barcelona podría cumplir su sueño de jugar el Mundial en el país de su padre, Brasil. No lo hará porque Del Bosque no acaba de verle junto a Xavi, Iniesta, Cesc y Busquets en el centro del campo "made in Barça" que quiere en La Roja. Por otra parte, teniendo en cuenta que su hermano sigue "comiendo" del Barça, podría tener la delicadeza de hablar con más respeto de su antiguo club.

Una pena, ahora que le conocemos mejor, hay que admitir como buenos los 25 millones que Rosell sacó por un futbolista que fue considerado de la casa y al que se le recordará como un mercenario que un día estuvo aquí y otro allí. Thiago Alcántara podrá ser un buen futbolista, pero tiene poca cabeza. Al menos no le llega para respetar al club al que se lo debe todo. No lo costaba nada quedar bien y no lo ha hecho.


Deja tu Comentario