2013-02-03 15:02 FC Barcelona Por: Administrador

¿Tiene el Real Madrid Messidependencia?



Las miserias del Real Madrid en el clásico fueron tapadas por la claca mediática que controla Florentino Pérez ofreciendo la imagen de un Leo Messi déspota, prepotente, maleducado y chulo. Como si fuera Cristiano Ronaldo. Sin embargo, aunque la mona se vista de seda, mona se queda. El Madrid se vistió de seda en el clásico, pero el hábito no hace al monje. Jugó mal y apenas hizo méritos para empatar en casa echando mano de los favores arbitrales. En lugar de hacer autocrítica por las miserias del juego blanco que afloraron en ese partido, la claca mediática que ejerce de aparato propagandístico, prefirió desviar la atención, colocar cortinas de humo y dirigir el foco del interés hacia Leo Messi inventándose historias para no dormir que han conseguido impactar en algún incauto.

Pero la verdad está en el terreno de juego, no en los parkings, ni en los túneles de vestuario, en donde el Madrid, ahí sí, se maneja a la perfección. El parking del Camp Nou y el túnel de vestuarios del Levante y Bernabéu pueden dar fe de ello. De la misma manera que Guardiola se negaba a comnpetir con Mourinho en las salas de prensa, porque ahí el portugués es "el puto amo". El Madrid también es el puto amo de los parkings y los túneles de vestuario y contra eso el Barça no tiene nada que hacer, lleva las de perder. Pero el partido de Granada se jugó sobre un rectángulo de juego, no en el parking, y ahí volvieron a aflorar las miserias blancas que se vieron en el clásico ante el Barcelona.



Pero esta vez no estaba Messi para que se hable de otra cosa. La Messidependencia que tiene este equipo le está llevando por muy mal camino. Las obsesiones no son buenas. Ni siquiera la obsesión por marcar más goles que el rival. Eso lleva a que puedas perder la orientación y marques en tu propia portería.

Da la sensación de que el Real Madrid padece Messidependencia. Está más pendiente del Balón de Oro, del mejor futbolista de la historia, que de solucionar sus propios problemas internos, que son muchos. Y así le va.


Deja tu Comentario