2012-10-09 16:10 Real Madrid Por: Administrador

Tito deja al Barça de Guardiola en el recuerdo



Este Barça, tal y como podemos leer en 'EcoDiario', no supera al Madrid ni mucho menos como lo hacía el de hace algunos años y ha demostrado que es mucho más vulnerable contra el equipo de Mourinho. El dato más revelador que respalda esta afirmación es que en los últimos cinco Clásicos el equipo blanco le endosó exactamente dos goles a su rival, algo que no había hecho antes en toda la historia.

Estos son algunos de los cambios principales que ha sufrido el equipo con el cambio de entrenador:



Más balones en largo: Se pudo ver el domingo contra el Madrid, pero es una característica nueva de este año. El Barça renegaba de los lanzamientos en largo con Guardiola, hasta el punto de que Valdés arriesgaba a sacar la bola jugada desde atrás. Ahora los delanteros azulgranas corren mucho más a "pescar" pelotazos que se lanzan desde la defensa y el medio campo cuando no se encuentra el toque. Ofrecen más verticalidad y jugadas más directas, pero hasta ahora es un recurso menos efectivo para el Barça que la posesión.

Menos presión: Una de las principales características que hacían al Barça un equipo indefendible y muy complicado de atacar era que los jugadores culés comenzaban su presión al contrario muy encima, en su propio campo, y siempre permanecían con las líneas muy juntas. Esto permitía recuperar el balón rápidamente en caso de perderlo y hacerlo ya en territorio enemigo, muy lejos del campo propio. Por otro lado, cuando el equipo rival recuperaba el balón, lo hacía con un auténtico desierto por delante que tenía que atravesar para llegar a la portería de Valdés. Ahora, sin embargo, el equipo con Tito presiona menos, llega más tarde a esa presión y a cambio ha estirado mucho más las líneas hasta partirse por momentos.

Cambios de posición de determinados jugadores y menos movilidad: Con Vilanova, los futbolistas fluctúan menos y permanecen más en su posición de inicio. Es el caso de Cesc, que además está teniendo que realizar una labor más parecida a la de Xabi que a la de llegador desde segunda línea, justo lo que Guardiola pedía de él. Messi, por otro lado, participa más de la elaboración pero vive más alejado del área rival. Hay menos recambios y por tanto, menos sorpresa a la hora de atacar.



Más radicalización del discurso: Tito se atreve a rajar de árbitros y de rivales, como hizo el pasado domingo contra el Madrid. Contesta a los demás. Guardiola era todo lo contrario. Incluso se le tachaba de falso por no hablar nunca de los colegiados, pero lo cierto es que cumplía con esa filosofía.

Se trata de muchos detalles que han dejado al equipo de Pep en el olvido. No se puede decir que a Tito le vaya mal por resultados con este nuevo estilo, pero llevamos mes y medio de competición. Habrá que ver cómo se las gasta el técnico cuando le lleguen malos momentos. Lo que es un hecho es que el Barça ya no es ese equipo aplastante de antes. 


Deja tu Comentario