2013-07-16 16:07 Real Madrid Por: Administrador

Tito le declara la guerra a Guardiola



"Pep no estuvo acertado y me sorprendió. Nadie de la junta utilizó mi enfermedad para atacarle. Me visitó una vez en Nueva York al principio, pero en la recuperación estuve dos meses más allí y no le vi. Y no fue por mi culpa. Era mi amigo y le necesitaba y no estuvo allí. Yo hubiera actuado de otra forma". Son palabras durísimas del que fuera ayudante de Guardiola durante la etapa más exitosa de la historia del Barça. Y, desde luego, es de esperar que tengan contestación.

La guerra y el desorden se han desatado en Can Barça. Incapaces de aprender de su propia historia, Guardiola amenaza con convertirse en un nuevo Cruyff para el barcelonismo. Un nuevo Mesías que, en la distancia, hará y deshará a su antojo opinando sobre su club y echando barro cuando le parezca, como hizo hace algunos días. Es absurdo no darse cuenta de que Guardiola sabía las consecuencias de sus palabras cuando las pronunció, como las saben tanto Tito como Sandro Rosell. "Esto no es bueno para el Barça. No es bueno dividirnos", dicen. El asunto es que se dividen ellos solos.



Y así, una vez más, con la guerra desatada y sin olvidarnos de que ahora Guardiola es un "enemigo" y no un barcelonista más por entrenar a quien entrena, podemos darnos cuenta de que, por más que pretendan dar una imagen de club de valores y de gran familia unida, el Barcelona ha vuelto a demostrar su realidad ante todos: La de un club siempre inmerso en líos institucionales, en conflictos por 'amiguismos' y en disputas por intereses personales. Y luego van dando lecciones de moralidad y hablando sobre lo mal que se gestiona el Madrid en lo institucional. Es para partirse de risa. Necesariamente les tendrá que pasar factura en lo deportivo. 


Deja tu Comentario