2013-04-24 12:04 Real Madrid Por: Administrador

Tito Vilanova queda retratado ante los "futuros" de Guardiola



Muchísimos culés estarán hoy acordándose de Pep Guardiola, el que será entrenador en poco menos de dos meses del club que anoche destrozó a los azulgrana. Y lo harán con nostalgia. Tito Vilanova fue el elegido, como su segundo hasta la pasada temporada, para llevar a cabo un trabajo continuista con el del técnico que durante cuatro temporadas guió los destinos de la entidad catalana.

Sin embargo, ese continuismo no ha sido, ni mucho menos, efectivo. Marcado por unas circunstancias personales que todos conocemos y que, sin duda y desgraciadamente (la salud está por encima de cualquier otra cosa), han influido mucho, es una realidad que Vilanova no ha sabido transmitir de la misma forma a los jugadores algunos de los conceptos y las sensaciones que Guardiola sí transmitía.



Este Barça no presiona igual, ni tiene el mismo hambre que sus versiones previas. Lo llevamos diciendo toda la temporada. Y ante el Bayern quedó reflehado el error culé de pensar que con el modelo era suficiente para prolongar su estatus, su poderío. Ahora el equipo es vulnerable, frágil y previsible. Sólo se ha quedado con la idea, la propuesta. Pero de forma insulsa.

Hoy, Tito Vilanova sufre su peor día desde que es primer entrenador del Barça, porque es el señalado por medios y aficionados como el hombre que, presenciando en directo la debacle de su equipo, no mandó calentar a ningún futbolista casi hasta el minuto 80 de encuentro. Demostró que no tiene alternativas, que no sabe gestionar el equipo.Y la respuesta de su ayudante en la zona mixta lo corrobora: "No hemos creído oportuno hacer más que un cambio". ¿Y el marcador?.

La inoperancia de Vilanova es manifiesta. El error de la entidad culé, enorme. Y lo peor para ellos es que tomar medidas drásticas sería admitir que se han equivocado. Algo que no están demasiado acostumbrados a hacer. 




Deja tu Comentario