2013-05-02 21:05 Real Madrid Por: Administrador

Tito Vilanova, traicionado por el vestuario del Barça



La desgraciada enfermedad que a mantenido al técnico muchos meses alejado del banquillo de su equipo provocó un desgobierno que ya había comenzado poco a poco tras la marcha de Guardiola. A muchos futbolistas les estresaba la intensidad que el ex entrenador culé imprimió siempre durante su etapa en Can Barça, y que no permitió que se durmieran. Acabaron hartos. Y su marcha provocó una lógica relajación.

Tito intentó mantener el rumbo, pero sin él y con Jordi Roura, todo se descontroló. El segundo azulgrana demostró ser un títere en manos de un vestuario cada vez más sumido en la autogestión y la complacencia. Fruto de ese ambiente surgieron decisiones polémicas, como la de Puyol de operarse unilateralmente, sin contar con el club. Nadie pensó en el técnico.



Ahora, todo se ha descontrolado con la eliminatoria del Bayern, pese a que Tito ya esté de vuelta. No ha podido mantener el nivel competitivo de un vestuario demasiado despistado. Incluso se habla de que Messi se borró contra los alemanes, pese a que Vilanova se defiende diciendo que se ha gestionado bien su lesión. El hecho de que jugara en Bilbao y luego decidiera ver el partido del Bayern sentado en el banquillo sin ayudar un solo minuto demuestra lo contrario.

Desgobierno. Esa es la palabra que Reina hoy en todas las tertulias deportivas en la ciudad Condal, con ciertos jugadores señalados a fuego como culpables de haberse dejado llevar. Cesc, Alves... En definitiva, un vestuario que ha demostrado estar menos unido de lo que parecía. Y luego hablaban del Real Madrid.


Deja tu Comentario