2013-04-09 10:04 Real Madrid Por: Administrador

Toda la verdad sobre el homenaje del Madrid a Raúl



Cuando Raúl decidió abandonar el Real Madrid, en el verano de la temporada 2009/2010, de forma algo inesperada para algunos, el club estaba más preocupado de la llegada de Mourinho que de otra cosa. Aún se recuerda la charla entre el recién nombrado técnico merengue y el jugador, que le transmitió su idea de no seguir. Ya había frecuentado el banquillo con Manuel Pellegrini y sentía que era el momento de dejarlo.

El club, en una maniobra históricamente torpe y lamentable, no hizo nada. Raúl, fiel a su carácter, tampoco lo pidió. Su despedida de la afición madridista se recuerda por ser en una mañana fría de verano, con apenas un discurso por parte de Florentino Pérez, un vídeo recopilatorio de goles casi sacado de Youtube y algunos minutos de saludos a apenas 2.000 hinchas que entraron a un Bernabéu abierto de forma espontánea. No se organizó nada. 



Sí es cierto, según 'El Confidencial', que después de eso, el Madrid ha intentado organizar algo, pero Raúl siempre ha preferido celebrarlo cuando deje de estar en activo. En cualquier caso, el momento habría sido en aquel verano de 2010. No más tarde. El detalle bochornoso fue despedirle como se le despidió y pretender arreglarlo chapuceramente después. El Schalke, un club donde sólo permaneció dos temporadas, aunque dejando también una honda huella, ha sido más listo, más noble, más consecuente con lo que tenía en casa. Craso error, Florentino.

Se intentó "tapar" la chapuza intentando invitar al Schalke a un Trofeo Santiago Bernabéu. Una ronda previa de la Europa League lo impidió. Mejor, ya que hubiera sido casi más humillante para Raúl recibir el cariño de su estadio vestido con otra camiseta.

Ahora, el Schalke vuelve a sacarle los colores al Real Madrid, reconociendo la labor de un hombre que estuvo 17 temporadas en el equipo de toda su vida, y que cambió su historia por completo, colocándose a la altura, o incluso por encima, de los Di Stéfano, Gento, Amancio, Butragueño y compañía. El homenaje a Raúl por parte de los germanos pone de manifiesto la necesidad de taponar una vía de agua que empieza a ser histórica y sonrojante. El eterno capitán lo merece. 




Deja tu Comentario