2013-11-14 15:11 FC Barcelona Por: Administrador

Toda la verdad sobre el lío de Messi y Juanjo Brau



Joan Tubau

Según dicho comunicado será el FC Barcelona quien se ocupará de su recuperación de Leo Messi y la presencia en la ciudad condal  del kinesiólogo argentino Luis García responde simplemente a un control exigido por la Asociación de Fútbol Argentino. También aclara el comunicado que Messi no ha roto su relación con Juanjo Brau y que si no sigue con él es porque así lo ha decidido el club. A Messi no le ha sentado bien que Brau pase a desempeñar un cargo de "mayor responsabilidad". ¿Hay responsabilidad más grande que cuidar de la salud del mejor futbolista del mundo?



La versión de Messi

Este es el texto íntegro del comunicado ofrecido por Leo Messi a través de su agencia:

"Este lunes, 11 de noviembre, comenzó el proceso de recuperación de la lesión que sufrío el domingo pasado durante el partido Betis - FC Barcelona. Esta lesión, aunque de la misma tipología y en la misma pierna que una que tuvo en el pasado, no tiene ninguna relación con la anterior.



Desde hace dos días los servicios médicos del Fútbol Club Barcelona están tratándole para que pueda recuperarse del todo. Al ser jugador de la Asociación de Fútbol Argentino (AFA) y tener partidos programados con el combinado nacional, el kinesiólogo licenciado Dr. Luis García llegó ayer a Barcelona, en representación de la selección para controlar su lesión y conocer el estado y alcance de la misma.

Los servicios médicos del Barça, como siempre, son los que se encargarán de acompañarle y tratarle, como a cualquier otro jugador del Club en estas ocasiones, y por tanto son ellos los que estarán supervisando su lesión a lo largo de todo el proceso. Incluso, cuando Leo viaje a Argentina durante el perido navideño.

Deseamos desmentir totalmente las informaciones difundidas por algunos medios de comunicación y ratificar las expresadas por distintos miembros del Club: Juanjo Brau, gran profesional que le ha acompañado de cerca durante un largo perido de tiempo en los últimos años, ya no trabaja en el día a día con Leo porque el FC Barcelona le ascendió profesionalmente. Sus responsabilidades actuales son las de coordinar el equipo de fisioterapeutas de la primera plantilla del Club. En lo profesional y personal no ha existido ninguna diferencia, ni distanciamiento más allá del propio que pueda surgir de no estar tan cerca en el trabajo diario.

Leo Messi estará focalizado en afrontar el proceso de recuperación de esta lesión con toda la dedicación e intensidad posible, para poder volver a los terrenos de juego para practicar su profesión y gran pasión: el fútbol."

 Del contenido del comunicado de Messi se desprende que existe disparidad de criterios entre el jugador y su entorno y el club acerca del alejamiento de Juanjo Brau. Desde el club se ha filtrado que ha sido Leo quien ha exigido su cese como fisioterapeuta personal suyo. Ahora Messi responde y le carga la responsabilidad al club. Aunque lo cierto es que si Leo Messi quisiera seguir contando con los servicios de Juanjo Brau, ninguna decisión del club lo habría impedido. Pero Messi ha responsabilizado al empleado del Barça de sus preocupantes y constantes lesiones de esta temporada y no ha chistado cuando ha visto a Juanjo Brau relevado de sus funciones. Ahí tenemos un foco de tensión entre la directiva y el jugador que se puede resolver cubriendo las apariencias y enviando a Brau a Argentina con Leo a cubrir la segunda fase de su recuperación. Eso es lo que está previsto.

La verdad sobre la lesión

La tercera reacaída de Leo Messi con una lesión muscular en el bíceps femoral ha disparado las alarmas tanto en el entorno del jugador como en el propio club, en donde circulan versiones que comparan la constitución fisica de Leo Messi con la del ex futbolista Robert Prosinecki, famoso por su facilidad para lesionarse. En el club preocupa que la reincidencia en este tipo de lesiones pueda convertirse en crónica y afectar a su rendimiento si psicológicamente no supera el miedo a romperse de nuevo. Messi basa su juego en la explosividad y necesita entregarse al máximo, sin reservas.

En este ambiente de dudas Leo Messi y su entorno entienden que algo ha fallado en su preparación en los últimos meses y se responsabiliza a Juanjo Brau, el fisioterapeuta que el club ha puesto a disposición de Leo en los últimos años, aunque en el comunicado se pretenda descargar toda la responsabilidad a la retirada de Brau del entorno de Messi al propio club. Sin embargo, en la directiva toma cuerpo la versión de que Messi tiene problemas físicos porque ha abandonado los hábitos alimenticios que le impuso Guardiola y porque este verano no se ha cuidado lo suficiente volcándose con unos bolos benéficos que le han obligado a recorrer miles de kilómetros. Y esa percepción ha llegado a Leo Messi, que no comparte ese criterio y además se siente cuestionado en lo más sagrado, su profesionalidad.

Messi está molesto y ha tomado la determinación de curarse en salud y no volver hasta que esté plenamente restablecido. Normalmente, para la lesión que le afecta se hablaría de un periodo de tres o cuatro semanas para volver a los terrenos de juego, pero el jugador y el club han pactado la realización de un mini stage en su país para volver a Barcelona como un toro con la intención de cerrar bocas en lo que resta temporada con el Barcelona (Messi se ha fijado conseguir el pichichi y la Bota de Oro, pese a la ventaja cedida a Cristiano Ronaldo con su inactividad) y para llegar al Mundial en plenitud de facultades. Leo quiere estar física y psíquicamente seguro de su rendimiento cuando vuelva a los terrenos de juego. No quiere volver a jugar como ha hecho últimamente, con dudas.

Para ello será necesario que recupere los hábitos alimenticios que le impuso Pep Guardiola y le recordó a principio de temporada una conocida nutricionista barcelonesa. Lo cierto es que en las últimas fechas se le ha juntado todo a Messi: las lesiones, que han coincidido con el resurgimiento goleador de Cristiano Ronaldo, que le amenaza en la revalidación del Balón de Oro, sus problemas con Hacienda, el aumento de protagonismo de Neymar en el equipo y el estado de nerviosismo que genera la proximidad de un Mundial en donde Leo tiene depositadas todas sus esperanzas para coronarse como el más grande de todos los tiempos con un triunfo.




 



Deja tu Comentario