2013-09-30 20:09 Real Madrid Por: Administrador

Todo lo que no sabíamos de Gareth Bale (parte I)



Gracias al programa Fiebre Maldini, hemos tenido la oportunidad de conocer en los últimos días algunas de las andanzas más desconocidas de Gareth Bale. El programa de Canal + destapó muchas cosas de la infancia y de los primeros pasos del jugador galés en el mundo del fútbol.

Empezaba el reportaje poniendo la imagen de un partido amistoso de Gales frente a Trinidad y Tobago. La selección caribeña, en la que todavía militaba el mítico delantero Dwight Yorke, se preparaba para su participación en el Mundial de Alemania de 2006. El 27 de mayo, los centroamericanos  jugaron un partido de preparación en Gales. Ese fue el día en que Bale debutó con su selección. El responsable de tan linda efeméride fue John Benjamin Toschack, que le hizo saltar al campo en el minuto 55. Llevaba el '17' a la espalda. Por aquel entonces, Bale era todavía un prometedor lateral izquierdo.



El caso es que su logro no quedó ahí. Pocos lo sabíamos, pero ese día Gales ganó el encuentro gracias a una majestuosa jugada de su nuevo niño prodigio. Cuando moría el partido, Bale escaló la banda como ha solido todos estos años y sirvió un centro raso, ya cocinado para ser empujado a la red. Remontada consumada y victoria por 2-1.

Era, además, el más joven de la historia en debutar con la selección galesa, superando a Ryan Giggs. De hecho, en muchos registros, Bale ha ido superando paulatinamente a la leyenda del United.

Pasado el verano, empezó el habitual camino hacia la Euro 2008. Bale debutó en partido oficial con su país en octubre de aquel mágico 2006. Aquel día, en un partido frente a Eslovaquia, la selección británica fue goleada por 1-5. Pero Gareth nos dejó la primera muesca de su interminable revólver. Ya con el ‘3’ a la espalda, lanzó con maestría una falta. En esa época, dotaba a sus golpes francos de mucha más colocación que potencia. Fue un golazo, de ésos que superan la barrera para después caer con nieve y posarse en la red en un visto y no visto. Y con éste, otro récord de precocidad: se convertía en el jugador más joven en anotar con la selección galesa en partido oficial.



Desde entonces hasta el día de hoy, Bale es un fijo en su selección y la referencia absoluta del equipo. El problema es que no hay demasiado potencial en el contexto balompédico del País de Gales, que vive además a la sombra del rugby. Asimismo, otros combinados con más solera como Inglaterra, Irlanda o Escocia se llevan el protagonismo. Los únicos jugadores de Gales conocidos por el gran público son, además de Bale, Aaron Ramsey, del Arsenal, o Craig Bellamy, un trotamundos que ya supera con creces la treintena.

Probablemente, Bale nunca juegue un Mundial. Le pasará igual que a otros ilustres de la historia del fútbol como Jari Litmanen, George Weah, George Best o su compatriota Ryan Giggs, que debido al poco poderío futbolístico de sus naciones se quedaron con ese borrón en su currículum. Una pena. Pero por suerte, Gareth ha llegado ahora al Real Madrid para poder engrosar su palmarés.

 


Deja tu Comentario