2014-10-16 13:10 Real Madrid Por: Administrador

Tomás Roncero avisa sobre los peligros del clásico



Así reflexiona Tomás Roncero sobre la amenaza que acecha al Real Madrid en las próximas fechas: "No me estoy poniendo la venda porque no es necesario cuando en tus filas cuentas con Cristiano, un depredador insaciable del gol que ha firmado el mejor arranque realizador de su impecable carrera futbolística. Pero es necesario denunciar algo que no ha pasado inadvertido en la planta noble del Bernabéu ni en la materia gris de muchos aficionados blancos.

¿Por qué el Madrid llegará al Clásico del día 25 con sólo 48 horas de tiempo para poder prepararlo? ¿Por qué el Barça podrá disfrutar de un día más de descanso para trabajar su visita al Bernabéu? Expliquemos la situación. Resulta que el sorteo de la Champions, celebrado el 28 de agosto en Mónaco, nos dejó un Barça-Ajax (martes 21, Camp Nou) y un Liverpool-Madrid (día 22, Anfield).



Hasta ahí, nada que objetar. Cuestión del azar de las bolas del bombo. Pero resulta que la semana siguiente a esos dos partidos no hay ni Champions ni Liga. Sólo se juega la ida de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey. El Madrid y el Barça, al ser equipos en competición europea, jugarán contra un Segunda B. Eso significa que perfectamente se podría haber jugado el Clásico el domingo, día 26. Pero fuentes de la LFP explicaron a este periódico que el sábado y a esa hora (18:00) es cuando más repercusión tienen los partidos por su seguimiento en el mundo entero (“por eso también se puso el Barça-Atleti que decidió el último título de Liga en sábado y a esa hora”, argumentan).

El problema es que aquí se ha antepuesto la repercusión mundial y mediática del Clásico a los intereses deportivos del actual campeón de Europa. Resulta que el Madrid acabará su partido de Liverpool a las once de la noche y no llegará a Barajas, en vuelo chárter, hasta las tres de las madrugada del jueves. Ancelotti sólo tendrá 48 horas de margen para preparar el partido con los azulgrana.

Sin embargo, el Barça jugará en su campo un día antes, martes, y esa misma noche los hombres de Luis Enrique dormirán en sus hogares y tendrán tres días (miércoles, jueves y viernes) para preparar el Clásico. Llueve sobre mojado. En el Clásico liguero de hace un año en el Camp Nou (2-1), más de lo mismo. En aquella semana, el Barça jugó el martes en Milán y el Madrid se midió a la Juventus un día después...



A la LFP no le hubiera costado nada poner este Clásico el domingo para no priorizar el azar del sorteo de Champions, que perjudicó claramente al Madrid. Mejor un Clásico con todos descansados y en igualdad de condiciones para que el espectáculo sea total. ¿O no?"


Deja tu Comentario