2013-06-19 11:06 FC Barcelona Por: Administrador

Tomás Roncero: "Jorobaos, las copas las levanta Casillas"



Pedro Riaño

Andan tan desesperados por la escasez de títulos, que lo de levantar copas se ha convertido en una obsesión para el aparato propagandístico de Florentino Pérez. Tomás Roncero es un claro ejemplo. Dijo anoche en Punto Pelota:  "¡Jorobaos! Presumís que está es la Selección del Barça pero quien levanta las copas es Casillas". Así es feliz. En el Barça el asunto de levantar las copas se ha convertido en un tema menor. Igual levanta la Champions Abidal que el Europeo Sub 21 Canales con su camiseta puesta sobre Thiago. Nadie se joroba. Los títulos los ganan en el campo los equipos y los trofeos los levanta cualquiera. Hasta los puede levantar el tercer portero del Real Madrid convertido ahora en el número uno de España. Seguramente, ahora que no está Mourinho, hasta volverá a ser Casillas el número uno mundial para su claca fiel.



Curiosa metamorfosis experimentada por los que no dudaron en crucificar a Casillas para legitimar las incoherencias del caudillo Mourinho. Ahora reculan, vuelven al punto de inicio y le dan la mano a Casillas, que vuelve a ser el mejor porque como capitán seguirá siendo el encargado de levantar las copas. Habrá que ver si las copas que tiene que levantar Casillas en el futuro son las mismas que ha levantado este año como capitán del Real Madrid. Nos hemos pasado la temporada escuchando a Roncero garantizar que el Madrid iba a ganar la Liga, la copa y la Champions y su realidad virtual ha quedado oscurecida por la realidad real, la del Real Madrid. Esa realidad que a estas alturas le lleva a decir a Roncero en twitter que el próximo año el Real Madrid tendrá que mirar al Barça por el retrovisor. Lo dice después de ceder 15 puntos en la Liga recién finalizada.

No aprenden. Unos viven de sus éxitos. Otros, de sus deseos y de sus glorias casposas de un pasado lejano en blanco y negro. Ahora toca desear ver al Barça por el retrovisor y jalear a Casillas levantando copas. El mundo de los deseos es suyo. Son los putos amos. El problema es que luego la realidad les pone en su sitio. En el sitio que les corresponde, según indica el líder Pérez; segundos, finalistas y semifinalistas. Pero ellos no se joroban. Que se joroben los demás de pura envidia. Son así de divertidos... y muy del Bayern, quizá porque no dan más de sí.


Deja tu Comentario