2012-10-02 17:10 FC Barcelona Por: Administrador

Tomás Roncero pierde la memoria



Así lo explica Roncero en su artículo de hoy en As: "El Madrid juega fatal en Getafe, como así sucedió en agosto (2-1), pero el gol de Barrada que tumbó a los blancos tras una mano clara de Colunga es al revés. Dibujen en su mente a Di María llevándose el balón con la mano (en plan Thiago en el Pizjuán, por ejemplo), y a Cristiano firmando el 1-2. Tres puntos pese a jugar mal...

Ése es exactamente el trato privilegiado e irritante que ha tenido el Barça en Pamplona, con Muñiz Fernández, y en Sevilla, con Mateu Lahoz. Dos partidos en los que los navarros y los alumnos de Míchel tenían todo currado para derrotar al Barça de Tito Vilanova y asegurarse la victoria. Eran seis puntos menos para los protegidos líderes. En Pamplona, Muñiz hizo un bloqueo a Puñal (textual), facilitó el contraataque del Barça y, para dar el descabello a los de Mendilibar, permitió el 1-1 pese a las posiciones ilegales de Alexis y Messi en la misma acción. Doble atropello. Pero si le quedaban dudas a alguien de que Muñiz era mucho más feliz con un triunfo culé, expulsó a Puñal y así dejó vía libre al manipulado 1-2 azulgrana.

Una semana más tarde llegó el Barça-Valencia en el Camp Nou. Gol legal anulado de Víctor Ruiz, como demostraron las cámaras de Líbero Visión de Canal+, que hubiese supuesto el 1-1 final. Dos puntos más de regalo y ya llevamos cinco a esas tempranas alturas del campeonato.



Y llega el expolio sonado del Pizjuán. Decían mis amigos culés antes del partido del sábado que Mateu Lahoz era el árbitro de cámara de Mourinho y que se temían lo peor. Me río de janeiro... Alguien que fue capaz de dejar en simple amarilla un cabezazo de Touré Yayá a Javi Martínez hace dos temporadas (como reflejó muy bien AS.com), no es de fiar.

Puro teatro. Se pasa todo el partido dejando sin sancionar faltas clamorosas (incluidas algunas sufridas por jugadores del Barça) y de pronto premia la teatralidad de Cesc con una roja sonrojante a Medel que destrozó al Sevilla. Curioso: antes de esa acción perdonó una roja a Busquets, que pisó a Cicinho con la pelota a casi dos metros de distancia... O sea, que en el tramo final era el equipo de Míchel el que debía tener superioridad numérica pero fue justo al revés...

Como Mateu veía que el Sevilla resistía heroicamente con 2-1, delante de sus narices dejó jugar a Thiago pese a habilitarse el balón con la mano. Después llegó el pase a Messi y el 2-2 de Cesc. O sea, que en las tres acciones clave del partido Mateu remó en la misma dirección. Y encima Freixa, el portavoz culé, ha entrado en la directiva de la Federación. Ya entiendo todo. Ojo al arbitraje de Delgado Ferreiro en el Clásico. No me fío nada...".



Tampoco se fía nada el barcelonismo. Forentino  Pérez ha tomado las riendas de una Federación a la que no le interesa nada que la Liga se convierta en un paseo triunfal del FC Barcelona. Y la prueba es que la distribución de penaltis empieza ya a ser escandalosamente blanca.


Deja tu Comentario