2016-11-19 13:11 FC Barcelona Por: Administrador

Tomás Roncero se pone a llorar a lágrima viva



Fede Peris La Caverna más pintoresca madridista, la que lidera Tomás Roncero, con su especial capacidad para manipular y retorcer los hechos a su favor, se ha puesto nerviosa ante el Tourmalet que se le viene encima: primero el Calderón ante el Atlético y luego el Camp Nou ante el Barcelona. Y, por si acaso, han entendido que la mejor manera de afrontar ambos duelos es llorando, colocándose la tirita antes de que se produzca la herida y buscando excusas por si el resultado final en ambos partidos no es el que ellos desean. Y Tomás Roncero se ha erigido como el abanderado de los llorones. Él, que no soporta que los demás lloren, ni que culpen al árbitro cuando el Real Madrid es el favorecido, se ha puesto a llorar como una magdalena. Es el recurso para poder decir luego: "yo ya lo advertí".cxjecorxgaaaojy Tomás Roncero es así. Se puede permitir el lujo de titular un articulo de opinión con un "Atléticos, menos lloriqueos..." y acto seguido ponerse a llorar desconsoladamente asumiendo, o dando a entender, que el Real Madrid es un equipo pequeño que necesita de los llantos de sus voceros oficiales para presionar al árbitro y recordarle la que se le vendrá encima si el Real Madrid sale perjudicado del clásico. Así también juega el Real Madrid sus partidos, echando a su caballería encima de los colegiados para amedrentarlos. Y es que los árbitros son humanos y saben que un error contra el Real Madrid va a desencadenar un eco mediático de la Caverna rabiosa de tal magnitud que hasta puede cortar en seco su carrera. Eso lo sabe la Caverna y eso lo saben los árbitros. Por eso actúan así. Señorío en estado puro. Ya lo dice el refrán: "llorar es de cobardes". Es lo que hay.

Deja tu Comentario