2015-03-15 18:03 FC Barcelona Por: Administrador

Tomás Roncero ve al Barça muy lejos del Real Madrid



El 22 de febrero Tomás Roncero presumía de A-4. En menos de un mes el coche ha cambiado de manos. Es lo que tiene la prepotencia y la soberbia de quien colgaba hace poco una foto de un bebé durmiendo con el escudo del Real Madrid bordado en su pijama. "Qué bien se duerme de líder", decía Roncero. La hemeroteca es muy mala y saca unos retratos muy fidedignos.

"Vamos señores. Todos en pie. En diez minutos juega el campeón de Europa y del Mundo", decía poco antes del meneo del Schalke en el Bernabéu. Y unos días antes, en la previa del 4-0 del Atlético, escribía: "Amigos, hoy vamos a ganar al Atlético por 1-2". Pues eso. Roncero empieza a ver las cosas demasiado claras. Por eso recurre a Álvaro Morata: "es el héroe salvador de la Juventus. Que vuelva al Madrid en verano sí o sí. Canterano y vikingo. ¿A qué esperamos?". Es decir, la solución no está en casa. La solución hay que buscarla en los desperdicios que el club lanzó en su momento a la basura.



Pero hay más argumentos para justificar lo mal que está el Madrid y lo bien que está el Barça. #RoboAlEibar. A eso también se apunta Tomás Roncero. Buena señal si los argumentos se acaban y hay que recurrir al Villarato. Hablar de robo en Eibar es tan lógico y razonable como garantizar que el Real Madrid va a ganar el sextete y luego prometer que ganará la Copa del Rey. Pero Tomás Roncero ha elegido ese camino para tapar las miserias del Madrid y la gloria del Barça. El camino de la prepotencia que nada tiene que ver con la realidad.

Y también prepara la Copa. Decía hace unos meses: "El Madrid ganó en Mestalla la última Copa entregada por el Rey Juan Carlos. Un detalle de grandeza. En 2015 nos la dará el Rey Felipe. Bien". Así intoxica Tomás Roncero a su audiencia fiel. Profecías y más profecías. Deseos y más deseos. Sueños y más sueños.

Pero los sueños sueños son. Tomás Roncero ha hecho de la defensa a ultranza del Real Madrid y de la crítica feroz al Barça su medio de vida. Y para cargarse de razones necesita recurrir a las profecías a largo plazo, que son imposibles de rebatir de manera inmediata. Sucede que el tiempo pone a cada uno en su sitio y deja con el culo al aire a quien no tiene más rigor que el color de su corazón y de su bufanda. el Rey Juan Carlos entregaría su última Copa al Real Madrid, pero el Rey Felipe no le entregará la primera al Real Madrid porque no ha merecido estar en la final y ganarlo. Eso queda para otros. Los que viven de realidades y no de sueños imperiales que nunca se cumplen. Ni siquiera recurriendo a ouijas y espiritismos.
El Rey Felipe entregará su primera Copa a un equipo catalán o a un equipo vasco. A quien se la merezca. Y el Real Madrid y Tomás Roncero lo verá por la tele, como casi todos los grandes acontecimientos del siglo XXI. No lo arregla ni con




Deja tu Comentario