2012-01-09 01:01 FC Barcelona Por: Administrador

Turienzo Álvarez lo decide todo



Ya antes de empezar ha desestabilizado los planes de los azulgranas cuando les ha hecho cambiarse la vestimenta. El equipaje azulgrana no le gustaba y ha obligado a los jugadores a cambiarse al uniforme negro. Toda la vida jugando ante el RCD Espanyol de blaugrana y resulta que hoy molestaba al individuo que más que árbitro ha sido un peatón del césped, porque lo que es trabajar, bastante poco.

La excusa del cambio era él, que su vestimenta, camiseta roja y pantalón negro, era parecida al uniforme del Barça. Supuestamente, los colegiados también llevan otros equipajes, por lo que si se hubiera cambiado él las molestias hubieran sido mínimas. ¿No es mejor que se cambien tres que 16? El caso es que el equipaje negro no gusta en el vestuario porque los resultados en Liga vestidos de negro no son muy positivos. Ganaron en Granada (0-1), pero empataron en Anoeta frente a la Real Sociedad (2-2), en Mestalla ante el Valencia (2-2) y en San Mamés ante el Athletic de Bilbao (2-2).



Algo que debería saber el colegiado porque, no contento con todo ello, durante el partido también ha impuesto su ley. Numerosas jugadas polémicas mal resueltas y curiosamente todas a favor del Espanyol. La más descarada la del último minuto. La del penalti claro realizado por Raúl Rodríguez al atajar con la mano un disparo de Pedro Rodríguez y que ha condicionado el partido al no dejar chutar el penalti al equipo de Pep Guardiola y que puede llegar a condicionar la Liga.

Para todos aquellos que denuncian una conspiración imaginaria a la que llaman "villarato", que vean el partido de esta noche y se darán cuenta de que su ineptitud llega a los límites del colegiado de esta noche, es decir, total. Tal escándalo ha sido el de Cornellà-El Prat que hasta los diarios madridistas reconocen el robo. "El árbitro le echa una mano al Madrid" titula "Marca, mientras el diario "As" reconoce que fue penalti y robo de Turienzo. De vergüenza.

Pero la prensa no es la única que reconoce el error clamoroso. Varios jugadores del Barça e incluso uno del Espanyol han reconocido la verdad. Alves, Cesc, Pedro y Busquets lo han insinuado y Raúl Rodríguez ha reconocido que el balón le daba en la mano: "Pero yo no soy árbitro", ha añadido el central entre risas.




Deja tu Comentario