2014-10-17 22:10 Real Madrid Por: Administrador

Lo que se dijo en TV3 en el documental de la discordia



El documental se inicia centrando la situación y explicando que en España hay tanto madridista como antimadridista. Luego se recuerda que el Real Madrid lo fundaron dos catalanes, los hermanos Padrós, a los que la historia del Real Madrid acepta a regañadientes. Ni esquelas ni brazaletes negros en los jugadores cuando murieron.

Hay un recuerdo al partido "nada limpio" del inolvidable 11-1. El ex directivo del Barcelona e historiador, Jaume Sobrequés, explica que aquel partido significó el triunfo de la política sobre el fútbol. Se habla de presiones, de amenazas a los jugadores republicanos del Barça y de la decisión de éstos de bajar los brazos entre sonrisas. Se aprovecha para recordar los tintes nazis del alcalde de entonces de Madrid. Y entra en escena Don Santiago Bernabéu como presidente del Real Madrid en un ambiente de escarnio político contra el Barcelona.



"Bernabéu fue un gran dictador", puede oirse en el programa.  Y se recuerda que participó activamente durante la guerra en la toma de Barcelona. Y se recuerda su histórica frase: "Quiero y estimo a Cataluña a pesar de los catalanes". Y el periodista Miguel Ors desvela que no rectificó esa frase a pesar de que intereses políticos "convenientes" se lo pidieron.  El programa de TV3 define a Bernabéu como anticatalanista y recuerda otra frase: "Nicolau Casaus es tan buena persona que merece ser madridista". 

El programa basa la supuesta leyenda negra del Real Madrid en tres pilares: la construcción del estadio  Bernabéu, Alfredo Di Stéfano y las Copas de Europa.

-BERNABEU: El objetivo era edificar un "estadio nacional" mejor y más grande que Montjuich, el referente hasta ese momento. El programa dice que se construyó con fondos públicos, con el dinero de todos los españoles y con el mismo hormigón que se utilizó en el Valle de los Caídos. 



-DI STÉFANO: De él se dice que el suyo no fue un fichaje limpio y que sin él el Madrid no hubiera ganado las primeras Copas de Europa. Descendientes de Martí Carreto y Narcís de Carreras, ex presidentes del FC Barcelona, opinan sobre su frustrado fichaje por el Barcelona: el Barça llegó a un acuerdo con Millonarios, el jugador llega a Barcelona para incorporarse al Barça, pero las autoridades no le permiten jugar con el equipo catalán. 

El propio Di Stéfano interviene para negar con contundencia que se moviera por Barcelona con una corbata azulgrana, como sostiene el nieto de Narcís de Carreras: "Es una tontería política apestosa. Nunca me puse esa corbata".  La cuestión es que el gobierno se niega a admitir la contratación de extranjeros y la habilidad de Santiago Bernabéu consigue que el general Moscardó, entonces Delegado Nacional de Deportes, haga una excepción con Di Stéfano, con quien ya había llegado a un acuerdo. Y se decide en el Consejo de Ministros que juegue un año en el Barcelona y otro en el Real Madrid. 

El ex directivo Paunero aclara que "Di Stéfano acabó en el Real Madrid porque fue él quien se ofreció al Real Madrid. Fue él quien quería jugar en el Real Madrid. Y fue él quien decidió que no quería jugar en el Barcelona". 

Pero en Barcelona venden otra historia: "A Martí Carreto, presidente del Barcelona entonces y empresario del Textil, se le amenazó con cerrarle la fábrica y tomar medidas contra el sector en general. También se le dijo: "Martí, usted tiene familia". Y acabó aceptando y firmando la renuncia a Di Stéfano harto de presiones. El programa insiste en que en esa época se produjo mucha censura en los medios para la información de este tema, que siempre fue sesgada. 

Paunero aclara que la relación del Real Madrid con Francisco Franco era buena "porque íbamos a verle cuando ganábamos un título" y recuerda que "Bernabéu le decía al Barcelona que estábamos empatados porque "vosotros nos habéis robado a Kubala a nosotros". 

-COPAS DE EUROPA: De Raimundo Saporta se explica en el programa que "!era un personaje muy bien relacionado políticamente". Y Francis Franco, el nieto del dictador, añade que "es cierto que a Saporta sí que le veía mucho por el palacio de El Pardo". Miguel Ors, el veterano periodista, explica la importancia vital de Raimundo Saporta en el Real Madrid de las cinco copas de Europa: "Saporta me dijo: "L´Equipe nos ignora. Y para solucionarlo, invitó a dos periodistas de ese medio a los que agasajó convenientemente durante su estancia en Madrid. Ahí, con la colaboración de L´Equipe, nació la Copa de Europa". 

Santamaría explica que "el Real Madrid era el embajador de España en el mundo". Y Paunero añade que "no había aduanas. Cuando llegaba el Madrid no hacía falta documentación". El programa de TV3 relata el nacimiento de la Copa de Europa y el papel protagonista del Real Madrid con amargura y rencor porque "el Real Madrid podía elegir rivales y no eligió al Barça en las primeras ediciones". Ni al Barça ni a los equipos ingleses, que según el programa eran los mejores equipos del momento. 

El historiador Jaume Sobrequés no acepta el valor de las dos primeras Copas de Europa por el nivel de los rivales. Francesc de Carreras insiste incluso en que el Madrid de esa época era "un equipo segundón". Y recuerdan la velocidad con la que se nacionalizó a Di Stéfano para poder fichar primero a Kopa y luego a Puskas. Se trataba de montar un equipo que fuera la admiración del mundo y el club obtenía todos los privilegios del aparato del estado.

Tampoco la tercera Copa de Europa tiene valor porque hubo ahí "un penalti inexistente que el árbitro se inventó". Miguel Ors admite entonces que "en esa época todos los clubs regalaban relojes a los árbitros". 

Entonces aparece el ex presidente culé Agustín Montal y dice: "el Madrid era el equipo del régimen franquista". Y se pone en boca de Raimundo Saporta que "al Madrid le apoyó el Régimen en compensación a su promoción de España en el exterior". El ex directivo Paunero acepta que "con Franco había buena relación". Y el nieto del dictador, Francis Franco, admite que "yo creo que el corazoncito de mi abuelo era del Real Madrid". Y salen a relucir personajes siniestros al frente del deporte español: Fernández Cuesta, Moscardó, Elola Olaso, Samaranch y Solís. Todos ellos del Movimiento o la Falange. 

La voz en off explica que Franco celebraba los goles del Real Madrid en la intimidad. Y Miguel Ors dice: "¿Que los árbitros favorecían al Real Madrid? No te voy a decir que no". Y Paunero insistía en que en esa època el Real Madrid tenía detalles, como ramos de flores, para las mujeres de los árbitros. "En Copa de Europa siempre obsequiábamos a los árbitros".  "Esto el Real Madrid lo hacía muy bien", añadía Agustín Montal. Y José María García denunciaba que "en la época de Plaza el Real Madrid gozó de todos los favores". Y Montal aprovecha para acusar al ex presidente de los árbitros de "madridista. Incluso él mismo lo admitía que era del Madrid".  En ese punto se recuerda una sentencia del ex árbitro Camacho: "mientras Plaza sea presidente el Barça no volverá a ganar la Liga". Y el programa lo corrobora: "en 18 años el Barça ganó una Liga y 5 copas del Generalísimo". 

El Barça tuvo que esperar a que José Plaza se jubilase para volver a ganar la Liga. Y Carreras denunciaba: "al que pitaba contra el Real Madrid había muchas maneras de represaliarlo". En este punto el ex capitán Zoco reconocía que "a mí se me hacer raro que en 20 años el Barcelona no ganara una Liga. ¿Tú crees en el villarato? Pues yo en eso tampoco". 

Pero García de Loza, el ex árbitro pone más leña en el fuego: "después de pitar un clásico que acabó con victoria del Barcelona por 0-2 tardé cinco años en volver a pisar el Bernabéu".  Y sale la final de las botellas. Y Zoco dice: "¿Qué quieres que te diga, que el Barcelona le ofreció algo al árbitro?". Acto seguido, el árbitro de aquel partido, salía hablando en una entrevista de la época diciendo que "el Madrid hacía buenos regalos".  Y Zoco aprovechaba para negar que "Calderón fuera capaz de regalar a un árbitro un reloj de oro". 

Y el programa llega a su final con José Emilio Guruceta. "Aquello no fue un error", sostiene José María García. Y Zoco añade: "Yo vi que la falta de Rifé a Velázquez fue fuera del campo, pero no fue una jugada decisiva. El partido lo teníamos encarrilado y la eliminatoria favorable". 

Y así Carles Torras pone el colofón al programa con un epitafio: "El Real Madrid fue el estandarete propagandístico del Régimen. Sin él no hubiera habido ni Bernabéu, ni Di Stéfano ni Copas de Europa".

Pues si el señor Torras es más feliz creyendo eso, que le aproveche. El Real Madrid seguirá estando orgulloso de su historia independientemente del uso partidista que cualquiera pueda hacer de ella. Y lo que no hará ahora es pedir perdón por haber ganado las diez Copas de Europa que otros no han sabido ganar. 


Deja tu Comentario