2015-01-20 10:01 FC Barcelona Por: Administrador

TV3 entra en campaña y hoy celebra un absurdo aniversario de Cruyff



Fede Peris

TV3 emite hoy un programa especial con la excusa de celebrar el 40 aniversario de la llegada de Johan Cruyff al Barça. En prime time y por su canal de máxima audiencia. Lo gracioso del caso es que hace 41 años y medio que Cruyff llegó al Barça, pero cualquier excusa es buena para taladrar a la audiencia con las excelencias de un personaje que como futbolista no fue un ejemplo para nadie, como entrenador marcó una época, pero perdió más que ganó, y como entorno ha sido siempre nocivo para el club, incluso cuando estuvo a favor del poder sacando siempre algún beneficio.



Como jugador, llegó al Barça en 1973 cobrando él solo más que todo el resto de la plantilla junta. Pero era el indiscutible número uno mundial. Jugó cinco años en el Barça. Ganó a lo grande su primera Liga y se paseó vergonzosamente los otros cuatro años arrastrando al equipo a la mediocridad con sus imposiciones en los fichajes y con sus ausencias desesperantes en los partidos, especialmente en los desplazamientos. Una Liga y una Copa del Rey, en su despedida, son un pobre bagaje para un futbolista que esquilmó las arcas del club con sus fichas millonarias y que sólo mostró su clase en cuentagotas, normalmente siempre en el Camp Nou y ante quienes le pagaban.

Como entrenador estuvo ocho años beneficiándose de una plantilla que le prepararon Josep Lluis Núñez y Javier Clemente y que acabaría dando lugar al Dream Teeam. Mientras tuvo jugadores de calidad, aquel equipo funcionó y logró la primera Copa de Europa del club. Pero llegó un momento en el que se creyó más importante que sus jugadores y no dudó en sustituir a Zubizarreta por Busquets; a Laudrup por Korneiev; a Stoichkov por Escaich; a Romario por su hijo, dando entrada a una generación de canteranos que no destacó posteriormente en sus respectivas carreras. Y Cruyff fracasó. Ganó dos títulos europeos y perdió seis. Ganó cuatro ligas y perdió otras cuatro. Ganó una Copa del Rey y perdió siete. 

Fue despedido de forma traumática, porque así lo quiso él provocando su cese. Y desde entonces se ha convertido en entorno. Entorno amigo cuando los que mandaban eran los suyos (Laporta) y entorno nocivo cuando los que mandaban no eran sus amigos (cualquiera que no fuera Laporta). TV3 le hace ahora un homenaje a quien jamás se ha preocupado por aprender el catalán: "es una tontería que en los colegios enseñen a los niños a hablar catalán, mejor que les enseñen inglés o alemán". Y a quien ha presumido de barcelonismo diciendo: "en un duelo Ajax-Barça, yo voy con el Ajax". Es el mismo que, siendo un "hombre Ajax", no dudó en fichar por el máximo rival, el Feyenord, en los últimos coletazos de su carrera. ¿Por qué? Por lo de siempre, se había peleado con la directiva del Ajax. Es como si un mito del Barça fichara por el Real Madrid. Pero a él le es igual.



Hoy vuelven a hacerle un homenaje. Esta vez en TV3. En el Ajax ya le hicieron tres o cuatro. En el Barça otros tantos. Parece ser que no tiene suficiente. Lo cierto es que da la sensación de que TV3 entra en la campaña electoral. Y si no es así, lo parece. La presencia de personajes afines al laportismo con rango de fundamentalistas, como Jordi Finestras, presente en el guión del documental, confirma que todo queda en casa. En casa de Mediapro y el otro amigo Roures. Están todos. Juntos y revueltos.


Deja tu Comentario