2015-05-08 18:05 FC Barcelona Por: Administrador

Txiki Begiristain enreda para llevarse a Luis Enrique



Fede Peris

Aunque el Barça de Luis Enrique funcione a las mil maravillas directo al triplete, la continuidad del técnico asturiano en el club parece no estar asegurada. Luis Enrique firmó hace un año por dos temporadas y, por tanto, le resta una por cumplir. Sin embargo, una serie de factores abren la puerta de la duda acerca de su continuidad.



Por un lado, la inminente celebración de elecciones a la presidencia del club. A Luis Enrique le fichó Josep Maria Bartomeu y quiere estar seguro de que todos los demás aspirantes a la presidencia confiarían en él de la misma manera que Bartomeu, que ya ha hecho público que no podría entender el Barça sin Luis Enrique. Pero aún así. el técnico, que hoy cumple 45 años, tiene motivos también para desconfiar de su presidente. No le gustó que cesara a Andoni Zubizarreta, con quien mantenía una gran sintonía. Y menos le gustó todavía que interfiriera en su labor dejándole claro que Messi era intocable y que no se atreviera a sustituirlo o a dejarle en el banquillo. Luego, las continuas declaraciones de Bartomeu recordando que el líder del vestuario es Messi no han sentado nada bien al técnico.

Por otra parte, sus relaciones con los pesos pesados de la plantilla no pasan de ser correctas. En algún momento han sido tormentosas, pero se han reconducido. Son correctas, pero nunca extraordinarias. Enmedio de esta situación llega la oferta del Manchester City. Nada haría más feliz a Ferran Soriano, director ejecutivo del club, que quitarle a Bartomeu a su técnico. Y ha ofrecido el encargo a Txiki para que tantee a Luis Enrique e intente su fichaje. Hoy el Daily Mail se hace eco del interés del City por él.

Hay algo, sin embargo, que frena a Luis Enrique. Al margen del contrato firmado, se siente querido por la afición. Empieza ya a ser habitual que de forma esponatanea el Camp Nou coree su nombre. Y eso a él, un culé de pies a cabeza, le llena de orgullo y le llega al corazón. Son los pros y los contras de una huida que no está confirmada, pero tampoco desmentida. El propio Luis Enrique da pie a la confusión lanzando balones fuera cuando le preguntan sobre el tema.



Si es por dinero, no hay mucho que pensar. Luis Enrique podría cobrar en Manchester tres veces más de lo que percibe en el Barça, en donde entró como si se tratara de un técnico canterano. Si consigue finalmente el triplete podrá exigir al Manchester City lo que quiera. Al Barça, sólo la voluntad.


Deja tu Comentario