2011-10-20 15:10 FC Barcelona Por: Administrador

Un amigo de Rosell revoluciona el patio en Madrid



No pueden resistirlo. Ni que el presidente sea catalán, ni que la sede de la ACB esté en Barcelona, ni que el nuevo director general sea también catalán. A lo único que no se oponen es a la contribución de los jugadores catalanes a la selección campeona de Europa.

La última movida la ha protagonizado el nombramiento del nuevo director general de la ACB, Albert Agustí, actual presidente del Real Club Tenis Barcelona y ex director del Circuit de Catalunya. Defensa Central, sin ir más lejos, ya se lamentó de que "otro culé" pueda dirigir la ACB, como si ser barcelonista fuera sinónimo de incapacidad para dirigir algo. Y ahora se ponen la venda antes de que se produzca la herida porque resulta que Agustí es amigo de Rosell y por tanto el Madrid resultará perjudicado con su gestión. Qué poco conocen la capacidad de gestión de los catalanes.



Los recelos deben provenir, seguramente, por su propia experiencia con los gestores madrileños y madridistas que lo han dirigido todo desde siempre. Por ejemplo, sin ir más lejos, el inefable Alfredo Flórez, residente en Madrid y madridista de vocación, el mismo que considera que una agresión cobarde por la espalda es una falta menor y no merece más que 600 euros de multa. O el ínclito Pepe Plaza, el mismo que desde la dirección de los árbitros, siempre desde Madrid, claro, aseguró y cumplió su promesa de que mientras él fuera presidente, el Barça no ganría la Liga.

Con estos y otros innumerables precedentes de gestores que sólo miraron de barrer para casa, es comprensible que en Madrid estén preocupados. Lo que no saben es que en Barcelona las cosas se hacen de otra manera y nadie espera de ventajismos de los amigos para convertir en nada una agresión en toda regla. Eso es costumbre en Madrid, pero no en Barcelona. Antes de lanzar chinitas contra quien todavía no ha empezado a ejercer, que miren el palco del Bernabéu, quién se mueve por allí y qué negocios y pactos se acuerdan.


Deja tu Comentario