2015-04-24 20:04 FC Barcelona Por: Administrador

Un año sin Tito Vilanova. ¡Siempre eterno!



Fede Peris

Tito Vilanova nació en Bellcaire (Girona) el 17 de septiembre de 1968 y falleció en Barcelona el 25 de abril de 2014 a los 45 años. Como futbolista fue un producto de la cantera barcelonista. De hecho coincidió en La Masía con Pep Guardiola, Jordi Roura y otros jugadores que luego se convirtieron en técnicos y trabajaron con él. No pudo cumplir su sueño de alcanzar el primer equipo del FC Barcelona, como sí lo consiguió su amigo Pep. En esa época de sueños, mirando las estrellas, Tito y Pep se veían juntos entrenando al Barça. Y mientras eso ocurría, llegó al Barça B en Segunda B junto a Chapi Ferrer, Carlos Busquets o Guillermo Amor. Pero no se quedó en el Barça, como ellos.



Tito hizo las maletas y se fue a jugar al Figueres y luego tres años en el Celta, en Primera División. Y después, Badajoz, Mallorca, Lleida, Elche y finalmente Gramenet, en donde se retiró de la práctica activa del fútbol en el año 2002. En esa temporada se haría cargo del Cadete B del FC Barcelona ya como técnico y se estrenó con un equipo en el que jugaban nada menos que Leo Messi, Gerard Piqué y Cesc Fàbregas, cuando todavía eran unos mocosos. Pero Joan Laporta llegó a la presidencia del club en 2003 y su vicepresidente deportivo, Sandro Rosell, decidió hacer limpieza en el cuerpo técnico del fútbol base para colocar a su gente de confianza. Y Tito saltó del staff técnico del Barça. Trabajó en el Palafrugell, Figueres y Terrassa hasta que Pep Guardiola le fue a buscar para volver al Barça como segundo suyo en el Barça B. Era el año 2007. Juntos ascendieron al filial a Segunda A y compartieron la época más brillante de la historia del Barça, de 2008 a 2012 en el primer equipo. Ganaron en cuatro años dos Champions League, dos mundiales de clubs, dos supercopas de Europa, tres Ligas, tres supercopas de España y dos Copas del Rey. Juntos compartieron también la gloria, en el año 2009 del glorioso sextete (Liga, Copa, Championsl Supercopa de España, Supercopa de Europa y Mundialito), algo que no ha vuelto a lograr ningún otro equipo. En aquel binomio perfecto Guardiola era el líder, el que daba la cara, y él el cerebro pensante que establecía las estrategias, decidía los cambios y gtomaba decisiones técnicas.

Pep Guardiola decidió un día dejar el Barça. Tenía una oferta del Manchester United y había decidido aceptarla llevándose con él a Tito Vilanova. Pero éste prefirió quedarse en el Barça atendiendo a la propuesta que le había hecho Sandro Rosell para sustituir a Pep. Esta decisión enfrió las relaciones entre ambos y ya nada sería igual entre ellos. Tito cogió las riendas del equipo con firmeza y ganó la Liga con autoridad, aunque trampeando una enfermedad que le había sobrevenido en su época de segundo entrenador y que parecía haber superado.

En diciembre de 2012 recayó del cáncer en la glándula parótida y tuvo que dejar su trabajo para marchar a Nueva York a seguir un tratamiento. Mientras tanto Jordi Roura entrenaba al equipo, pero en contacto permanente con él. En esa época Guardiola vivía en Nueva York, pero no se acercó a interesarse por él. Y ha trascendido un encuentro casual y nada agradable en la Quinta Avenida entre las dos mujeres. Allí la esposa de Tito le echó en cara a la de Guardiola -entonces no estaban casados- el nulo interés que había mostrado por la salud de su amigo. Meses después Guardiola intentó disculparse, pero Tito le respondió que "el que estaba fastidiado era yo", dando a entender así que era Pep quien estaba obligado a dar el primer paso.



Con el mando a distancia Tito firnó la mejor primera vuelta en la Liga de la historia del Barça, con 18 victorias y un empate sobre 19 partidos. Al final lograría la máxima puntuación de la historia, 100 puntos, y fue elegido el mejor técnico de la Liga. Y volvió en febrero para redondear el triunfo en la Liga, aunque en .a Copa el Madrid eliminaría al Barcelona en semifinales y el Bayern Múnich apearía al Barça también de la final con un contundente 7-0 aún pendiente de respuesta.

No pudo empezar la siguiente temporada. Recayó en su enfermedad y ya no volvería a ejercer su profesión. El club fichó deprisa y corriendo a Gerardo Martino y Tito fue consumiéndose en su enfermedad hasta que falleció el 25 de abril de 2014. Tito será recordado por su humanidad, por su capacidad para ejercer su profesión, por sus valores humanos y también por ser la víctima de la cobarde agresión de Jose Mourinho en el Camp Nou en el transcurso de una Supercopa de España en la que el Barcelona venció al Real Madrid. Después de la agresión, ya en frío y en la sala de prensa, Mourinho dijo: "¿Titp? ¿Pito? No sé quién es". Muy propio.

Tito ya no está entre nosotros. Hace un año que nos dejó. Pero su recuerdo es eterno.


Deja tu Comentario