2015-08-23 20:08 FC Barcelona Por: Administrador

Un Barça 'de pico y pala' tira de efectividad ante el Athletic (0-1)



Jarno de Luca

El FC Barcelona se consiguió imponer al Athletic de Bilbao en el tercer intento en lo poco que llevamos de temporada. Y lo hizo gracias al trabajo de todo el equipo y el golazo de Luis Suárez. Los de Lucho tuvieron que sobreponerse a dos lesiones (Dani Alves y Sergio Busquets) y acabó casi pidiendo la hora. 



Ambos equipos empezaron el encuentro con muchas dudas, respetándose y ofreciendo un futbol práctico y sin tomar ningún riesgo. El Barça sorprendía con Vermaelen en el once para tapar a Aduriz, bestia negra azulgrana en los dos últimos partidos. Durante el primer cuarto de hora los azulgrana tenían la posesión pero no servía para nada. La primera ocasión del partido la tenían los de Lucho en una combinación entre Luis Suárez y Leo Messi que finalmente Laporte conseguía desbaratar.

En el minuto 17 y tras un choque con Aritz Aduriz, Dani Alves tenía que abandonar el partido lesionado. Luis Enrique daba entrada a Sergi Roberto en el lateral diestro. Tras la permuta el Barça se quitó los miedos y tuvo sus mejores minutos de fútbol hasta el momento. Dos jugadas seguidas de Roberto por la banda derecha acabaron con sendos balones en el área que los delanteros culés no supieron conectar. 

Leo Messi comenzaba a entrar por el centro y a poner en apuros al Athletic, con un Balenziaga perdido en su marcaje al hombre. Y con dicha mejoría visitante y tras varias ocasiones peligrosas cerca del área vasca, llegaba la jugada polémica del partido. Jordi Alba abría a la espalda de la defensa rojiblanca para un Luis Suárez que recibía tras el fallo de Elustondo. El defensa local trataba de enmendar su error pero zancadilleaba al delantero charrúa y cometía un claro penalti. 



Media hora de partido y Leo Messi tenía la oportunidad de adelantar a los suyos pero su disparo desde los once metros lo despejaba Iraizoz a córner. El guardameta leía las intenciones del astro argentino y atajaba un chut ajustado a su poste derecho. Tras ello el Barça seguía en claros síntomas de mejoría con un Iniesta que le daba sentido al juego de los suyos, ocupando todos los huecos del centro del campo. Muy inteligente incluso robaba balones para un equipo al que, eso sí, le faltaba chispa. La que le daba siempre que tocaba la pelota el sustituto de Alves en la banda derecha, Sergi Roberto. Gran partido del canterano que revolucionó al equipo desde su salida y en el 33 tuvo en sus botas el gol.

Un gran centro raso suyo estuvo a punto de llegar a Luis Suárez pero Iraizoz conseguía despejar con la punta de sus dedos. Tras ello el Athletic trató de quitarse el miedo de encima con un par de jugadas donde Aduriz era una isla y trataba de luchar todo lo que le llegaba por arriba. Sin mucha suerte para los locales el partido moría en su primera parte con el empate inicial. 

El gol dio tranquilidad al Barça

La segunda mitad comenzaba con un Athletic con más ganas de portería rival que el Barça. Los azulgranas mantuvieron el tipo los primeros cinco minutos y aguantaron el arreón local, para posteriormente ser ellos los que llevasen el peligro en las jugadas. 

Tanto que en el minuto ocho Jordi Alba se colaba por la banda izquierda y con el balón botando ponía un centro perfecto al pecho de Luis Suárez que controlaba y fusilaba a Iraizoz con una perfecta volea. No perdonaba el crack uruguayo que hacía el primer tanto culé en liga. 

Con el gol el Barça controlaba mucho mejor el partido y sabía perfectamente como hurgar en los errores cometidos ahora por los vascos. En el 14 un contragolpe visitante daba con la pelota en las botas de Rafinha que controlaba, conducía a una velocidad endiablada y veía entrar por la derecha a Sergi Roberto. El canterano recibía en el pico derecho del área para enviar un trallazo al larguero. Estaba a punto Roberto de cerrar un partido de diez con el gol. 

En el minuto 65 nuevamente Aduriz se cargaba a otro jugador culé, en este caso a Sergio Busquets. El delantero rojiblanco se llevaba por delante el tobillo del de Badía, que debía abandonar el partido en camilla. Marc Bartra entraba y se colocaba en el centro de la defensa, dejando el pivote defensivo para Javier Mascherano. 

Iniesta, al igual que en el primer tiempo, seguía siendo el mejor del equipo. Aguantaba de una manera magistral la pelota y sabía interpretar mejor que nadie las necesidades de los suyos. A falta de 10 minutos los leones buscaron el gol más con el corazón que con la cabeza, buscando también aprovecharse del bajón físico de los de Luis Enrique, acuciados por las lesiones. 

Sandro entró en los últimos minutos para dar oxígeno al ataque culé y tratar de cazar alguna contra que no llegó. Y en esos momentos finales, cuando el Barça tuvo que ponerse el mono de trabajo, la figura de Thomas Vermaelen se hizo mucho más grande. El central tiró de jerarquía y comenzó a demostrar lo buen central que es sosteniendo a una defensa con mucho oficio. 

El Barça puso el candado y los primeros tres puntos viajaron a Barcelona. 


Deja tu Comentario