2013-11-26 21:11 FC Barcelona Por: Administrador

Un Barça indigno hace el ridículo en Amsterdam (2-1)



Joan Tubau

El Ajax y el FC Barcelona juegan un fútbol parecido. Presión, toque y llegada. El Ajax ha interpretado a la perfección su partitura y el Barcelona ni lo ha intentado. Durante la primera mitad el Ajax ha bailado al Barcelona. Le ha presionado, le ha quitado la pelota y ha llegado con más claridad. Las bajas no son excusa, este Barça es infinitamente superior al Ajax, como quedó demostrado con el 4-0 del Camp Nou.



En la primera mitad el Ajax ha tenido el control del partido y la posesión de la pelota. En la segunda parte, con un hombre menos, el equipo de Frank de Boer ha sabido maniatar a los jugadores del FC Barcelona y su portero Cliessen apenas ha tenido que intervenir. Inadmisible.

 A los 18 minutos Serero fusila al fondo de las mallas barcelonistas un balón que previamente se había paseado por el área sin que nadie fuera capaz de atajarlo. Fallo colectivo de la defensa. Uno más. Lejos de reaccionar, el Barça ha seguido en su tono cansino, andando y presionando sin morder. Mientras tanto, el Ajax llegaba hasta el mismo Pinto intentando robarle el balón. No era, pues, un problema de sistema. Era un problema de jugadores. Es difícil creer que Martino les haya podido decir que no presionen, que no combinen bien o que no profundicen. Aquí había un problema de actitud, de relajamiento ante un partdo intrascendente. Para el Ajax no lo era. Por eso se comió al Barça en la primera mitad.

El 2-0 llegaría en el minuto 41 por medio de Hoesen en otro error colectivo que se inicia en un fallo en la entrega de Mascherano y que culminan Puyol y Piqué. Así acababa la primera parte delpeor Barça de la época de Martino, un Barça contagiado por la intrascendencia del partido y preocupado por evitar lesiones en un césped lamentable.



Es de suponer que hubo bronca mayúscula en el vestuario durante el descanso. El Barça salió en la segunda mitad con otra cara y a los dos minutos Neymar forzaba la expulsión clara de Vetman cuando se quedaba solo ante el portero. El penalti lo transforma Xavi y todo parecía indicar que el Barcelona iba a tomar el mando del partido. Y lo tomó, pero porque el Ajax, consciente de su inferioridad numérica, reculó para no dejar huecos a los delanteros barcelonistas. Y el equipo de Martino sólo supo afrontar su superioridad numérica atacando de manera deslabazada, a ráfagas y sin acierto.

Al final, Piqué de delantero centro intentando remediar lo inevitable. El Ajax se defendió con mucho orden. El orden que le faltó al Barcelona para encontrar el camino del gol. Neymar estaba espeso, Pedro, desaparecido, Cesc ausente... Y atrás las cosas no funcionaban mejor: Puyol, lamentable, Montoya blando, Song inoperante. Este equipo ha sido un caos.

Piqué ha reconocido al término del partido que ha faltado actitud y que esta no es la imagen que debe dar el Barça. Afortunadamente, el equipo barcelonista ha recibido un severo correctivo en un partido intrascendente. Al menos que la lección sirva para reaccionar y que no se repita. Los errores están claros y las soluciones deben aplicarse de inmediato.

El Tata Martino merecía una primera derrota más digna.


Deja tu Comentario