2013-11-09 17:11 Real Madrid Por: Administrador

Un cohete llamado Real Madrid (5-1)



Como si fueran los minutos previos del lanzamiento de un cohete de la NASA al espacio los primeros instantes de los partidos del Madrid siempre son de incertidumbre, ¿qué acontecerá hoy? ¿El cohete saldrá sin problemas o en cambio tendrá algún desbarajuste que haga sufrir a todos esos que esperan su éxito?

A los siete minutos de partido ya se tenía una respuesta a eso, el cohete había salido a su máxima potencia. Cristiano Ronaldo tras unos minutos de control de la Real Sociedad recibe un balón en banda en lo que parecía un tímido contraataque madridista y latigazo desde casi 30 metros al larguero. El Bernabéu y sus compañeros despertaron de golpe, todo estaba a punto.



Cuatro minutos más tarde el marcador ya indicaba 1-0, el despegue lo inició el propio Cristiano al recibir un perfecto centro de Benzema desde la izquierda y fusilando a Claudio Bravo tras controlar en el área chica.

El cohete ascendió bien alto consiguiendo un rendimiento futbolístico extraordinario. En la última rueda de prensa Carlo Ancelotti había avisado que el Bernabéu pitaba porque no estaban dando un buen fútbol, hoy lo dieron por todo lo alto y en el 17 llegó el segundo gol cuando Cristiano le devolvió el caramelo a Benzema. El francés anotó llegando desde atrás y rematando un pase de la muerte del portugués.

El espectáculo era bello ante una Real Sociedad que no era capaz de ser una alternativa. Y ya en el 26 llegaba el tercero, segundo de Cristiano, tras un penalti cometido por Iñigo Martínez tras darle al balón con la mano dentro del área. La excelencia del juego estaba cada vez más cerca y Khedira se sumó a la fiesta al aprovechar un pase de primera de Bale en el balcón del área y firmar el 4-0 en el minuto 35 para completar una primera parte antológica de los blancos.



La segunda parte ya fue un vuelo tranquilo, bajaron las revoluciones, la Real Sociedad dio algún que otro problema de la mano de Antoine Griezmann que firmó un gol rauliano y poco más. Una tranquilidad controlada, el partido ya había acabado tras el pitido del árbitro en el descanso. Certificó el aterrizaje del cohete Cristiano con su hat trick al aprovechar una falta en la frontal provocada por Modric y el Bernabéu gozó de las estrellas, con el quinto ya estaban en la luna y era solo el minuto 75.

 

 


Deja tu Comentario