2014-08-06 21:08 FC Barcelona Por: Administrador

Un error de Bravo supone la primera derrota del Barça B de Luis Enrique (0-1)



Fede Peris

Un error de Claudio Bravo ha significado la primera derrota del Barcelona de Luis Enrique, aunque en este caso, especialmente por lo que se ha visto en la segunda mitad, hay que hablar más de Barça B que del auténtico Barcelona que está construyendo Luis Enrique. A este equipo le faltan todavía piezas tan vitales como Messi, Mascherano, Neymar, Alves, Xavi y Luis Suárez.



Aún así, el partido que ha enfrentado al FC Barcelona al Nápoles en Ginebra ha servido para confirmar que Luis Enrique tiene fondo de armario, que hay chavales que merecen la pena y que están llamados a ser titularres en esta formación... pero todavía no son Messi, Neymar o Xavi. Y a la espera de que se incorporen los mejores, Luis Enrique ha proseguido con su programa de experimentos que ha permitido ver destellos, pero todavia no ráfagas de gran juego. A este equipo le falta consistencia física al margen de la calidad individual de sus grandes ausencias.  Pero eso es algo que se consigue con partidos y entrenamientos. Hay tiempo todavía para alcanzar el mejor nivel antes de que dé comienzo la temporada oficial para el FC Barcelona.

El Barça ha salido a jugar frente al Nápoles de Benítez otra vez con nueve canteranos. Bravo, Rakitic y nueve de la casa: Montoya, Piqué, Bartra, Alba, Busquets, Iniesta, Pedro, Munir y Rafinha.  A Rakitic se le ha visto más asentado y Bartra ha sido uno de los grandes destacados. Excelente su aportación. En la primera mitad, con estos jugadores, el Barcelona ha sido un equipo conservador que ha arriesgado muy poco. Y el Nápoles tampoco ha abierto brechas, por lo que el juego ha sido anodino y simplón. El Barça era demasiado previsible, faltaba velocidad tanto en las piernas como en el balón.

Tras el descanso, Luis Enrique ha dado entrada a medio Barça B: Grimaldo, Samper, Yé, Halilovic, Adama, Sandro, Deulofeu... El partido ha ganado en vivacidad, pero no en efectividad. Deulofeu ha intentado resolver por su cuenta con acciones individuales, pero la suerte no le ha acompañado. La suerte que ha tenido el Nápoles en un disparo lejano y sin excesivo peligro que Cludio Bravo no ha sido capaz de atajar.



Destacable, la entrada en el campo de Zúñiga, el agresor de Neymar en el Mundial, que ya está jugando pese a que Neymar no tiene todavía el alta médica. Suárez no puede ni entrenar, ni presentarse. Zúñiga tiene premio de la FIFA. Y otro detalle, la presencia de Henrique en las filas del Nápoles. El Barça sigue buscando al segundo central y en el Nápoles hay uno que fue del Barça y que apenas llegó a jugar un partido porque a Guardiola se le atrevesó. Este Henrique formó parte de la selección brasileña en el último Mundial. Y el Barça buscando central.


Deja tu Comentario