2011-11-29 13:11 FC Barcelona Por: Administrador

Un Ferrari no es suficiente para ganar a Red Bull



Ferrari ficha a los mejores y pierde. Red Bull apostó por un jovencito prometedor y gana. El mejor no es el que más gasta, sino el que trabaja con más eficacia. El Ferrari que ha construido Mourinho en el Real Madrid todavía no ha sido capaz de ganar al Barça en 90 minutos. Y ha tenido siete oportunidades para hacerlo. El Red Bull de Guardiola, sin embargo, ya le ha pasado la mano por la cara al Ferrari blanco esta temporada en la Supercopa. Hace falta algo más que un Ferrari para cambiar el ciclo de aplastante dominio del Barça en España y el mundo. Hace falta sentido común, y de eso no abunda en la Casa Blanca.

La última prueba, el show que ha montado Florentino con sus caprichos de la NBA para su sección de baloncesto. No es así, a golpe de talponario, como se construye un equipo campeón. Ni en fútbol ni en baloncesto. Por eso gana el Barça, porque los Gasol y Navarro salieron de la cantera. Porque Messi, Xavi, Iniesta, Puyol, Piqué, Valdés, Busquets, Pedro, Cuenca... salieron de la cantera y crecieron con sentimiento barcelonista. Está bien aspirar a tener a los mejores, pero antes hay que construir un bloque sólido con jugadores de casa. Y los de casa del Barça, que además son campeones del mundo con La Roja, aportan un plus de compromiso que jamás tendrá el Madrid de los portugueses, los turcos y los alemanes. El Madrid se empeña cada año en empezar la casa por el tejado y así le va.



No sé, querido José Manuel, si Mourinho se ofreció al Barça o el Barça le buscó a él. Lo que sí sé, porque tengo la imagen grabada en la retina, es lo que dijo Mourinho al pueblo barcelonista desde el balcón de la Generalitat poco después de ganar la Recopa de Europa formando parte del staff técnico blaugrana en calidad de mindundi: "Ayer, ahora y siempre, con el Barça en el corazón". He seguido desde entonces al personaje y me ha confirmado que esa frase era sincera y que hablaba muy en serio. Mourinho lleva al Barça en el corazón. El Barça es superior a sus fuerzas y lo tiene siempre en sus pensamientos. Todo lo hace pensando en el Barça, no hay una rueda de prensa en la que no lance una puya al Barça, el Barça, el Barça... La vida no tendría sentido para este tipo, al que le puede el odio y el rencor, si no existiera el Barça y la posibilidad de vencerle. Eso y sólo eso es lo que le anima a seguir adelante.

Pudo ser entrenador del Barça y no le quisieron. Y él no perdona. "Ayer, ahora y siempre, con el Barça en el corazón". Hasta sus enemigos viven obsesionados con el Barça. Es la grandeza de este club. Es tan poderoso el Barça, que al entrenador del equipo rival, llevado por la impotencia, no se le ocurre otra cosa para contrarrestar su superioridad que meterle el dedo en el ojo a su segundo entrenador. Y, por cierto, seguimos a la espera de que la educación del que guía con su dedo al madridismo dé lo suficiente de sí como para pedir disculpas al interesado. ¿Tanto cuesta comportarse como una persona? ¿O se lo impide la vergüenza, si es que tiene, de un gesto que ha dado la vuelta al mundo y le ha retratado?

 



 


Deja tu Comentario