2012-07-16 10:07 Real Madrid Por: Administrador

Un gol de Jesé da a España su sexto Europeo sub 19



España no es sólo la mejor Selección de Europa en categoría absoluta, lo es también en las inferiores. Si hace apenas unos días volvíamos a proclamarnos campeones Continentales en Kiev y el año pasado lo hacíamos en categoría sub 21 en Dinamarca, ahora ha sido la sub 19 la que ha vuelto a confirmar que no sólo el presente es nuestro, sino también el futuro. Y es nuestro a base de dos cosas: Plan establecido y talento.

La sub 19 juega a lo mismo que la sub 20, que a su vez juega a lo mismo que la sub 21 y que los mayores. La posesión es el camino y el talento los medios para ejecutarlo. De eso le sobraba a España en este campeonato. Empezando por Jesé, futbolista descomunal y con un futuro asegurado entre los grandes, el protagonista de nuevo en la final, que desatascó un partido que amenazaba con enquistarse gracias a su gol. Un remate certero ante el guardameta griego, que antes había firmdo un partido enorme ante las acometidas españolas, pero que no pudo acertar con la definición del que ha terminado como máximo anotador del Europeo con cinco dianas en cuatro partidos.



El gol de Jesé, que mereció haber logrado mucho antes, llegó después de 80 minutos de toque, posesión, búsqueda de espacios y juego 'made in Spain' sin recompensa. Grecia, sin embargo, no tuvo casi ocasiones de peligro a su favor y planteó un encuentro defensivo, también imitando el estilo de sus mayores y encomendándose a algún fallo de la zaga española que pudieran aprovechar a la contra. La tremenda confianza con la que la selección saltó al césped abortó por completo esa posibilidad.

Derik, el otro canterano madridista presente en el combinado español, completó un excelente partido atrás. También ha sido muy importante su papel en un equipo que empezó ganando por 2-1, también a los Helenos, en su debut, que después empató (3-3) ante Portugal con tres goles de Jesé y que certificó su pase a semifinales ante Estonia (2-0). Unas semifinales en las que sudó para eliminar a Francia en los penaltis, antes de volver a tocar la gloria en la final contra Grecia.

Jesé y Derik, dos madridistas clave en un grupo de campeones que asegura un gran futuro al fútbol español. Lejos de cansarse de ganar, el mensaje que España lanza desde sus categorías inferiores es que se ha instalado junto a los más grandes para quedarse. Y por mucho tiempo. ¡Enhorabuena!




Deja tu Comentario