2012-01-29 02:01 FC Barcelona Por: Administrador

Un heroico Barça es maltratado por el ‘otro’ Teixeira (0-0)



Con una convocatoria de circunstancias por la amplia nómina de bajas sufridas, Guardiola planteó un partido muy valiente contra el Villarreal. El Barça tuvo que hacer frente a un partido muy intenso por el fuerte ritmo que los amarillos imprimieron al encuentro. Pero los azulgrana no perdieron la cara y Messi la tuvo enun mano a mano con el portero del ‘submarino’, aunque su vaselina salió rozando el palo izquierdo de Diego López.

 El post clásico había sido duro. Aún estaba presente el ruido de sables que Mourinho y sus acólitos no habían cesado de sonar con los insultos a diestro y siniestro que arrojaban contra el Barcelona.



 La semana de los Teixeira

 Otro de los damnificados fue el árbitro, a quién Mourinho agredió verbalmente de forma pendenciera cuando terminó el clásico en el Camp Nou con la eliminación blanca. Ante el Villarreal, el apellido Teixeira volvió a tener protagonismo, pero en el silbato de su hermano. El Barça-Madrid lo dirigió Fernando Teixeira Vitienes y en El Madrigal estuvo José Antonio, quien también acabó abroncado.

 El Villarreal hizo el triple de faltas, suerpo con creces su media habitual que el Barcelona. Messi sufrió un marcaje férreo y de repetidas faltas. Tampoco el otro Teixeira vio una claro balón que un defensa ‘groguet’ rechazó con el brazo al borde del área. Quizá fuese porque el Villarreal tenía dinero extra con el patrocinador chino exclusivo para este partido o la motivación especial para ganar al Barça, pero los amarillos se exprimieron de lo lindo para dar la sorpresa.



 Los del técnico Molina adoptaron el estilo Madrid. Faltas constantes y protestas repetidas y en masa al árbitro en las decisiones que no beneficiaban a su colores.

 El Barça no buscó excusas y dio la cara en todo momento, haciendo frente a todas las dificultades. Guardiola, fiel a sus principios, puso toda la carne en el asador y recurrió a Alexis en la segunda mitad, pese a la lesión de clavícula que sufrió en el choque ante el Madrid. El cambio representó toda una declaración ofensiva de juego al salir el chileno por el central Piqué, que disputaba su partido 100 en Liga.

 La segunda apuesta fue Thiago y la tercera Tello. La cantera al poder. Tello, que debutaba en Primera, resultó un auténtico revulsivo, pero sin fortuna. Cesc estrelló un balón al larguero y después dispuso de otra buena ocasión.

 Tello entró y movió el partido. Se convirtió en una pesadilla, mientras que Teixiera en lugar de protegerle de una agresión del central Gonzalo se dedicó a mostrar tarjetas al Barcelona por protestar y recriminar a Guardiola sus quejas. Algo increíble, después de lo que aguanto su hermano de Mourinho.


Deja tu Comentario