2013-03-17 22:03 FC Barcelona Por: Administrador

Un Messi sublime acerca la Liga y aleja al Madrid a 13 puntos (3-1)



Sin ninguna duda, independientemente del resultado, el Rayo Vallecano es el mejor equipo que ha desfilado esta temporada por el Camp Nou. Por aquí hemos visto a muchas figuras, a muchos equipos de postín, mucho nombre y mucha cotización. El Rayo Vallecano no tiene el eco mediático de otros, ni jugadores de relumbrón. Con lo que cobra un crack del Barça o del Madrid se puede pagar a toda su plantilla. Sin embargo el Rayo tiene a un entrenador como la copa de un pino, Paco Jémez, un tipo con las ideas claras que ha venido al Camp Nou a jugarle de tú al Barça y lo ha conseguido. El Rayo le ha discutido la pelota al Barcelona, le ha sabido crear oportunidades de gol y se ha ido a Vallecas derrotado porque en el Barça juega un tipo apellidado Messi que no es de este mundo. Sin Leo el Barça lo habría pasado muy mal esta noche ante el Rayo de Paco Jémez, un equipo muy trabajado tácticamente y con una filosofía de juego muy bien definida. Tanto, que el Barça solamente ha tenido un 55% de posesión del balón, dejando el 45% restante al Rayo.

Pero Messi es del Barça. Y contra eso no se puede hacer nada. Paco Jémez no tiene la culpa de que exista Messi y vista de blaugrana. Leo es, sencillamente, imparable. Le ha dado a Villa una asistencia espectacular para que marcara el primer gol. Ha logrado luego el segundo en un arranque de rabia. Y ha cerrado la cuenta blaugrana con una obra de artes sólo al alcance del mejor de todos los tiempos. Rechace imitaciones. Hay jugadores muy buenos, pero Messi sólo hay uno, con él se rompió el molde. 42 goles, a 8 de su record. 18 partidos consecutivos marcando. Lo que hace este hombre no está al alcance de nadie. De nadie. De nadie.



El objetivo era conservar una semana más la diferencia de trece puntos que separan al Barça de sus perseguidores y la misión se ha cumplido. Con un equipo diferente. Sin Puyol ni Xavi por lesión. Sin Alves y Pedro por decisión técnica. Alves tuvo que salir en el minuto 22 porque Adriano tuvo que abandonar el terreno de juego por la enésima lesión muscular que se ceba en la plantilla y también en su persona. Delante, el tridente Alexis, Messi y Villa funcionó a las mil maravillas. Villa va a más y Alexis empieza a recuperar la confianza perdida, aunque es evidente que de cara a portería no está al nivel ni de Messi ni de Villa.

El Barça ha cubierto el trámite sin sobresaltos. El gol de Tamudo llegó demasiado tarde como para asustar y el 3-1 final permite al Barça confirmar que nadie podrá alcancanzarle en la clasificación y que está Liga está ya en el bote. Tomás Roncero y los que son como él tenían mucha fe en este partido. Tendrán que encomendarse a otra vírgen otro día. La Liga la gana el mejor y ésta será para el Barcelona, sencillamente porque ha sido el mejor. Pese a quien pese. Esa es la realidad. Lo demás son sueños y mentiras. Sobre todo muchas mentiras, infundios y calumnias.


Deja tu Comentario