2012-04-04 21:04 Real Madrid Por: Administrador

Un nuevo escándalo de ‘champions’ del Barça



El escándalo se hizo dueño de nuevo de un encuentro del Barcelona en la máxima competición europea, y es que a los culés parece que no les vale con llevársela doblada en el campeonato nacional de Liga que sigue con su paso dominante en el estamento arbitral europeo. En la noche del miércoles, el holandés Bjorn Kuipers quiso recoger el testigo de otros como Ovrebo o Stark, y ser el gran protagonista de lo que se presumía una deliciosa noche de Champions, la cual acabó como de costumbre, con una nueva ayuda al Barcelona para que este esté en las semifinales del torneo.

En Europa el criterio de los árbitros es el de no mojarse. No arriesgar. Pues este miércoles, Kuipers lo debía llevar todo al azulgrana, porque mojarse se mojó, pero bien. El holandés no lo dudó ni un solo momento al regalar dos penas máximas al conjunto de Guardiola y darles vida cuando peor lo pasaban. “Así es imposible”, se lamentaban los rossoneros al término del encuentro. Ibrahimovic sintió en carne propia los continuos robos que ha sufrido Mourinho a manos de los culés, y es que son tantas ya, que en España y en Europa hemos tomado a normal que el Barcelona salga siempre favorecido, pero digamos basta.



Dos penaltis a favor del Barça,, curiosamente ambos con empate en el marcador. El primero con 0-0, en los primeros minutos del encuentro, algo que sirvió para tranquilizar a la masa azulgrana. Penalti que nunca debió de señalarse, no en vano, Messi participa en la jugada proveniente de una situación de fuera de juego, ya que la norma de la FIFA lo dice bien claro: El Tiro de un compañero rebota en un adversario al atacante, quien es sancionado por jugar el balón tras haber estado en una posición de fuera de juego.

El Milan no se arrugó, luchó contra viento y marea, y consiguió su gol. El empate estaba servido. Un silencio ensordecedor enmudecía al Camp Nou. El miedo en el cuerpo de los azulgranas se sentía en el ambiente, pero allí estaba él, Kupiers para regalarles un nuevo penalti y tranquilizar a la afición barcelonista. Jugada en el área, Nesta forcejea con Busquets, y Puyol mientras tanto empujaba al zaguero italiano. Kupiers no advierte a los jugadores de que no deben de agarrarse, directamente, sin que el balón estuviera en movimiento señala la pena máxima. Algo increíble. Un nuevo regalo para el Barça. Un nuevo escándalo.



Las redes sociales hablaron. En Twitter el hasthag #RoboAlMilan fue trending topic. Eran muchos los que advertían un nuevo descaro a favor del Barcelona. Tantos lamentos y sollozos tras el partido en San Siro por fin tenían su recompensa. El Barça estaba en semifinales. Ninguna voz díscola azulgrana hablaba ahora de los árbitros, para qué, ya tenían el premio que tanto deseaban.

Los rivales del Barça lo saben desde hace mucho tiempo, juegan contra 12, algo que es difícil de superar. Y en Barcelona lo tiene claro, arriba las manos y que pase el siguiente.


Deja tu Comentario