2012-09-04 23:09 FC Barcelona Por: Administrador

Un periodista madrileño pide educación al público del Bernabéu



Javier Gómez Matallanas ha escrito en elconfidencial.com: "Lo de que todo un estadio grite subnormal a Messi y que no lo resaltemos para criticarlo en ningún medio de comunicación es muy preocupante. No hay que ser hipócrita con lo políticamente correcto pero no se puede tolerar que se insulte a nadie con la palabra subnormal. Igual que se toman cartas en el asunto con los insultos racistas y xenófobos, Antiviolencia debería entrar de oficio cuando se llama a un futbolista subnormal. Las numerosas asociaciones que defienden a las personas que nacen o sufren deficiencias deberían denunciarlo también públicamente. También vemos como algo normal que, ante la preciosa escena de saber perder y juego limpio de los jugadores del Barcelona cuando se quedaron sobre el césped para ver como recogía el Madrid la Supercopa, todo un estadio se acuerde de la madre de los jugadores culés.




Player Video...
//


La violencia verbal aumentan con la crispación social, pero resulta cada día más difícil llevar a los niños al fútbol (además de por la locura de los horarios ‘obligatoria’ para que GolT puede emitir todos los partidos) para que no aprendan palabrotas y a faltar al respeto al rival. Porque una cosa es que el fútbol puede ser una válvula de escape para los problemas y otra que se convierta en un lugar para el insulto y la vejación al equipo contrario.
Escuchar a todo el Bernabéu cantar “Messi subnormal” revolvió las entrañas de Vicente del Bosque, seleccionador nacional, que además de la suya, recordó las miles de familias a las que se le estaba faltando al respeto con ese insulto intolerable para el crack del Barça y cualquier persona".

La situación se remonta a muchos años atrás, y ha sido denunciada desde Barcelona. El valor del artículo de Matallanas es que está escrito desde Madrid. También desde allí se puede tener sensibilidad y repudiar el comportamiento agresivo y maleducado de una afición que habitualmente está más pendiente de ofender al Barcelona que de animar a los suyos. El tema es enfermizo porque incluso cuando no está el Barça jugando en el Bernabéu se pueden escuchar los típicos cantos de "Puta Barça, puta Catalunya", "Ser del Barça es ser un subnormal" o "Messi subnormal". Son los mismos que animan a ocho jugadores extranjeros que visten de blanco cantándoles el "Viva España".



Pero si antiviolencia no intervino de oficio con el dedo en el ojo de Mourinho o con el pisotón de Pepe a Messi, poco se puede esperar de que la justicia impere en el fútbol español y se ponga orden en un estadio en donde la educación brilla habitualmente por su ausencia. Eso sí, si Tito Vilanova reclama una falta, dos partidos.


Deja tu Comentario