2012-06-06 22:06 FC Barcelona Por: Administrador

Un pésimo Barça pasa por la piedra al mejor Madrid (81-80)



La lectura positiva de este primer partido del play off final de la Liga es que jugando rematadamente mal el Barça ha sido capaz de ganar a un Real Madrid que ha jugado todo el encuentro con mucha cabeza y que sólo ha dado señales de debilidad en los últimos cuatro minutos, justo el periodo en el que el Barça, a base de coraje, ha culminado una remontada que a poco del final parecía imposible,

El Madrid dominó el partido de cabo a rabo, fue más equipo, jugó más de forma colectiva y supo encontrar los puntos débiles de un Barça deslabazado, sin luces, sin guía y sin acierto en el tiro. El Madrid jugaba como un bloque mientras en el Barça cada uno hacía la guerra por su cuenta con suerte desigual. Este Barça depende en exceso de Navarro y, por su presupuesto y por la valía de sus jugadores, debería disponer de más recursos para resolver los partidos. Hasta los últimos compases fue Lorbek quien sostuvo al equipo. Luego apareció Navarro, providencial con sus triples, para materializar la remontada y finalmente Mickael, extraordinario en el último cuarto, fue quien consiguió igualar el partido siempre con acciones individuales.



El Madrid se apoyó especialmente en Tomic, Carroll y Sergio Rodríguez para marcar el ritmo del partido. De hecho, el equipo de Laso mandó desde el principio hasta el finaal, salvo ese fatídico último segundo. El Barça perdió un balón en ataque con dos puntos de desventaja en el marcador y 28 segundos en juego todavía. El Madrid jugó bien sus cartas, Llull aguantó y el Barça esperó pacientemente a que se consumara el tiempo sin forzar la personal. A apenas tres segundos Llull se jugó el triple, falló, el rebote fue para el Barça y el rápido contragolpe le dio tiempo a Huertas para cruzar el centro de la pista y lanzar contra tablero en un intento desesperado que entró. El Palau estalló de júbilo como en las grandes ocasiones, un Palau que se indignó con el comportamiento de los árbitros, con la estratégica técnica señalada al banquillo del Barça en el momento más oportuno para el Real Madrid y con el dudoso criterio a la hora de señalar las faltas de ataque.

Al final el Palau se vino abajo. Lo mejor es que el Barça no puede jugar peor que como lo ha hecho hoy en los siguientes partidos de la serie. Es decir, a poco que Xavi Pascual extraiga las conclusiones oportunas y aplique las soluciones correspondientes, este equipo tiene que ir hacia arriba. El viernes más, aunque difícilmente el segundo partido puede reunir tantos alicientes dramáticos y felices como este estreno del play off.


Deja tu Comentario