2011-11-19 22:11 FC Barcelona Por: Administrador

Un "piquetazo" abre el camino de otra goleada (4-0)



Esta vez no ha habido manita. Le ha faltado un gol al Barça. Sin embargo, sí era un partido que fácilmente hubiera requerido de las dos manos para contabilizar los goles blaugrana. El Barça ha conseguido cuatro (Piqué, Messi, Puyol y Villa), pero si llega a anotar diez, a nadie le habría sorprendido, porque oportunidades le han sobrado esta tarde para obtener un tanteo de escándalo.

Guardiola no se ha atrevido a dejar en el banquillo a Messi, pero sí ha dado descanso a Iniesta, Villa y Thiago, aunque los tres salieron en la segunda mitad para aportar aire fresco a un Barça muy castigado por el calendario que necesitaba aire fresco para rematar un partido que siempre ha tenido en franquía. El Zaragoza, muy asustado desde le principio, apenas ha ofrecido resistencia y el Barça ha jugado a placer, recreándose en su propio juego.



Por momentos parecía que estábamos en un partido de entrenamiento, el Barça llegaba con cierta facilidad hasta la portería de Roberto, con su fútbol habitual, trenzando paredes con jugadas de tiralíneas, y los delanteros, especialmente Messi, han abusado del barroquismo en su juego. Han querido hacerlo tan bonito que en lugar de buscar el camino más recto hacia el gol, se han perdido con florituras innecesarias que son las que han impedido que hoy se registrara en el Camp Nou un tanteo de escándalo.

Piqué ha abierto el marcador en el minuto 18, Messi ha sentenciado poco antes del descanso y Puyol y Villa han redondeado el 4-0. El Barça jugaba con Alexis y Cuenca delante, apoyándose en Messi y Cesc, que intercambiaban sus posiciones por el centro del ataque desconcertando a los defensas maños. El Barça no ha tenido problemas para llegar, pero ha faltado punch para concretar la docena de claras oportunidades que han fabricado. Messi, Iniesta, Messi, Villa y Cuenca podrían haber anotado de haber aprovechado las clarísimas oportunidades que les brindó el partido.

El Camp Nou dio por bueno el resultado y acabó haciendo la ola. La nota más positiva del partido ha sido el joven Isaac Cuenca, que va afianzándose partido a partido hasta el punto se confirmar que no sólo no desentona sino que puede brillar junto a compañeros tan ilustres.



Guardiola, pensando en Milán, dosificó a Cesc, Xavi e Iniesta, a quienes retiró del campo dando entrada a los tres jugadores titulares que no entraron de salida: Iniesta, Thiago y Villa.


Deja tu Comentario