2013-04-25 08:04 FC Barcelona Por: Administrador

Un polaco pone en evidencia al Real Madrid con cuatro golazos



El sitio del Real Madrid es segundo en la Liga española a trece puntos del líder, aspirando a ganar la Copa y al borde de la eliminación en Europa. Ese es el sitio del Real Madrid porque el Borussia Dortmund le ha dado un baño táctico. De principio a fin. Jurgen Klopp le ha demostrado a Mourinho que el "top" es él y el... el portugués. Lewandowski le ha demostrado a Cristiano Ronaldo cómo se pueden marcar cuatro goles en un partido decisivo y el colectivo del Borussia ha dejado en evidencia a un Madrid con muchas figuras reunidas a golpe de talonario pero con poca mentalidad de equipo. Para eso hace falta un entrenador, no un showman.

El Barça cayó ante un equipazo, el Bayern Múnich. Líder de la Liga alemana y ya campeón a seis jornadas del final. El Real Madrid, segundo de la Liga española, ha perdido por 4-1 ante el segundo clasificado de la Bundesliga, un equipo que está a 20 puntos del Bayern, que ha marcado 15 goles menos que el equipo de Múnich y ha encajado 21 goles más. La diferencia entre el Bayern y el Borussia es abismal. Incluso es mayor que la que existe en España entre el Barcelona y el Real Madrid. Pero aún así, después de eliminar al Málaga por los pelos en el minuto 92, al Borussia le han sobrado arrestos para darle un repaso en toda regla al Real Madrid.



Ha sido un 4-1 sin piedad que debió ser un 6-0. Porque en la jugada previa al gol madridista se produjo un penalti clarísimo sobre Reus que no fue señalado y dio pie al gol blanco. Y en la segunda parte hubo un gol anulado a Reus por fuera de juego que las imágenes han confirmado que fue legal.

El árbitro le concedió ayer al Bayern tres goles ilegales. El árbitro le ha ahorrado hoy al Madrid dos goles. ¿Será el nuevo Platinato? A los barcelonistas siempre les quedará el consuelo de que un polaco ha masacrado al Real Madrid con cuatro goles. ¡Fíchenlo! ¡Se lo merece! ¡Polaco el que no vote! Lewandowski es polaco y ha hecho votar a todo el madridismo él solito.

Y ahora, a lo de siempre, lo del clavo ardiendo, el espíritu de Juanito y esas cosas. Y a trece puntos, que eso no es un sueño, como la Champions. Esa es la pura realidad. ¡Viva el Rey y su copa!




Deja tu Comentario