2016-01-18 13:01 Real Madrid Por: Administrador

Un símbolo de la historia del Real Madrid se alegra de los éxitos del Barça



Mientras los "valors" de Gerard Piqué le llevan a "desear siempre que el Real Madrid pierda", el señorío que aprendió Raúl González Blanco en el Real Madrid le llevan por otra dirección, incluso a alegrarse por los éxitos del FC Barcelona cuando representa en Europa al fútbol español. En una entrevista concedida a la revista Vanity explica que su ídolo fue Maradona y que siempre ha tenido una buena química con Pep Guardiola. Raúl, que escribió una página inolvidable en la historia del Real Madrid mandando callar al Camp Nou después de marcarle un gol al Barcelona, le da una lección ejemplar a Piqué demostrándole que no se puede ir por la vida cargado de odio y rencor. Y lo prueba de la siguiente manera: “He paseado mil veces por Barcelona con Mamen (su mujer) y la gente nos ha tratado maravillosamente. La rivalidad ayuda a los dos clubs: el Barça no sería lo que es sin el Madrid y viceversa. Se necesitan mútuamente. Cuando ellos ganan Copa de Europa, me alegro. Al final es un equipo español y no he dudado en declararlo públicamente. ¿Por qué voy a desear el mal a alguien? No entra en mi forma de ser”. En la misma entrevista habla de Cristiano Ronaldo, a quien ve como  “una bestia física y buena gente”. Y también revela detalles sobre su relación con Pep Guardiola: “coincidimos en la selección y siempre hubo buena química. Es uno de los mejores entrenadores de la historia”. También ha aclarado el misterio que rodea a su marcha del Real Madrid cuando los aficionados esperaban despedirle de la práctica activa del fútbol vestido de blanco: “Ese era mi sueño, pero mis hijos iban teniendo una edad, el mayor notaba la presión: que si tu padre se tiene que retirar... Mamen y yo decidimos en 2010 que lo mejor era irse. Dejé el Madrid y a las tres horas aterricé en Alemania (Schalke 04). Fue emotivo y liberador. Me renové en un día. Pensábamos que los niños no se ibaa a adaptar pero volvieron el primer día felices porque no les conocían. Y después, en Qatar, han jugado con niños árabes, aquí hablan inglés. No me arrepiento. El bagaje que tienen hoy no lo aprenden en los libros ni en las mejores universidades”.

Deja tu Comentario