Hans Erik Odegaard , el padre de Martin Odegaard, es un ex futbolista noruego a quien el Real Madrid ha conseguido un contrato de trabajo en España para poder hacer viable la contratación de su hijo, que obedece a un cambio de residencia familiar.  Algo tan elemental como esto no ha sabido hacerlo el Barcelona con muchas de las contrataciones de futbolistas extranjeros mejores de 18 años para su fútbol base.



El hecho de que el peso de la justicia haya recaído sobre el Barcelona ha incitado a Josep Maria Bartomeu a poner en marcha el ventilador con la esperanza de que su pena sea compartida por los demás, especialmente por sus rivales más directos. De ahí que en su defensa haya sacado a colación posibles irregularidades del Real Madrid que han llevado a la FIFA a investigarlas en las últimas fechas. 

Hans Rik Odegaard, se incorporará al fútbol base madridista como técnico después de su paso por el Mjondalen noruego. De hecho, oficialmente el Real Madrid contrata al padre. La llegada del hijo viene dada por la necesidad familiar de cambio de residencia del padre para atender la oferta de trabajo que le ha hecho el club blanco. Y Butragueño ha definido al padre del niño prodigio como un técnico “muy cualificado”. Tendrá su contrato de trabajo en regla y la FIFA no podrá objetar nada a la operación, por mucho que el Barcelona intente torpedearla.

En este momento la FIFA está investigando al Real Madrid velando por el cumplimiento del artículo 19 del Reglamento sonre el Estatuto y Transferencia de Jugadores en el que se basan los traspasos de jugadores menores de 18 años. Y lo está haciendo analizando los convenios que el Real Madrid tiene suscritos con otros clubs locales mediante los cuales sus jugadores permanecen cedidos en sus nuevos destinos a la espera de dar el salto al club blanco.