2012-05-03 19:05 FC Barcelona Por: Administrador

Una butifarra del Madrid sale gratis. Si es del Barça, dos partidos



 Lo demostró Cristiano Ronaldo cuando al término del partido le dedicó un corte de mangas a Javi Martínez. Fue el primer gesto que ofreció el portugués después de ganar su primer título importante vestido de blanco. El luso debería haber recibido una sanción, algo que desgraciadamente no va a suceder. Tampoco sucedió el año pasado cuando también después de adjudicarse un título, la Copa en Mestalla ante el Barça, otro jugador se expresó con la misma efusividad. Curiosamente también portugués y con José Mourinho en el banquillo, Pepe envió una peineta a la grada barcelonista después del tanto de Cristiano Ronaldo. Entonces tampoco se le sancionó.

Si fue sancionado Giovanni en la temporada 1997-98 cuando después de marcar el 2-3 en el Santiago Bernabéu dedicó una butifarra a la grada del estadio madridista. El colegiado de aquel partido, Ansuátegui Roca, no reflejó la acción en el acta del partido, pero el jugador sí fue sancionado posteriormente con dos partidos y 100.000 pesetas de multa, además de  30.000 pesetas más al Barça. Sanción parecida pagó Mark Van Bommel por una acción similar en un partido de Champions League después de marcar un gol con el Bayern de Múnich. El ex barcelonista pagó con una multa económica y un encuentro de suspensión.



En ambas ocasiones la prensa de Madrid ya se encargó de que ambos jugadores acabaran sancionados. Ahora en cambio ni hablan sobre el asunto y mucho menos lo denuncian. Si se le tuviera que aplicar la misma pena al portugués, Leo Messi se aseguraría prácticamente el Pichichi y la Bota de Oro, y ahí está otro de los problemas, que eso es algo que se le intentará impedir por todos los medios.

Pero no es el único acto anti deportivo del que han salido impunes los madridistas de un tiempo hacia aquí. Cristiano Ronaldo ya ha insultado a otras aficiones esta misma temporada sin recibir su castigo. En Anoeta se metió en el túnel de vestuarios gritando en portugués y en Villarreal estuvo afirmando que al Madrid “sólo robar”. Por su lado, Pepe se libró de sanción alguna cuando pisoteó a Leo Messi en el partido de ida de los cuartos de la Copa de esta temporada. Mourinho tampoco recibió ningún toque de atención después de esperar a Teixeira Vitienes en el parking del Camp Nou después del partido de vuelta. Ni Casillas cuando en el pasillo de vestuarios le dijo al mismo colegiado que “se fuera a tomar unas copas con los jugadores del Barça”.


Deja tu Comentario