2011-12-11 12:12 Real Madrid Por: Administrador

Una mano de Puyol decanta el partido



Corría el minuto 76 de partido. Cristiano, incisivo, probó una vez más una incursión por la banda. Se internó en el área rival habiéndo sorteado a un par de rivales. Ya muy escorado intentó el pase de la muerte casi sin ángulo, cerca de la línea de la cal que delimita el terreno de juego. Un centro que podría haber generado mucho peligro para la retaguardia azulgrana, pero Puyol se interpuso en ese centro. 

Sin embargo, Fernández Borbalán no quiso ver que el veterano y experimentado defensa del Barça, en su intento desesperado por despejar todo peligro, rozó con su mano el esférico dentro del área. Una acción que podría haber variado el rumbo del partido, así como la más que evidente expulsión de Messi.



Aun así, no quiso generar polémica el árbitro del colegio andaluz, cuando realmente lo que hizo fue servirle en bandeja la victoria a los azulgrana. Una vez más, el Madrid cae con Fernández Borbalán como juez del partido, un árbitro que ya podemos catalogar como azulgrana en toda regla. 


Deja tu Comentario