2014-01-22 20:01 FC Barcelona Por: Administrador

Una pifia impropia de un Balón de Oro



Joan Tubau

Cristiano Ronaldo nos regaló ayer una pifia monumental al intentar rematar de chilena un balón colgado en el área del Espanyol. Del Balón de Oro se espera algo más que pifias, remates, remates y remates sin alcanzar la suerte del gol. Y gestos, protestas y recriminaciones a sus compañeros.



Cinco disparos a puerta y cero goles, con una pifia monumental como la de la chilena que intentó sin llegar a conectar con el balón. Cristiano Ronaldo volvió a demostrar en Cornellá su condición de futbolista egoista que sale al campo a marcar para abrillantar sus estadísticas particulares. Por eso se encaró ayer con Arbeloa, Bale y Benzema en acciones puntuales porque optaron por otra alternativa antes que darle el balón a él. Las teles amigas de Madrid miran hacia otro lado cuando eso ocurre y la que cae en la cuenta, como Cuatro, lo hace en tono cariñoso. Qué gran profesional, que sale al campo a buscar el gol. Nada que ver cuando es Messi quien recrimina a un compañero que no le ha pasado el balón. Entonces el argentino es un déspota, un tirano, un dictador que impone el estado de terror en el vestuario del Barcelona.

Lo cierto es que Cristiano Ronaldo no estuvo en Cornellà a la altura de lo que se puede y se debe esperar de un Balón de Oro que le viene grande. De hecho, este año Cristiano Ronaldo ha jugado 6 partidos, dos de Copa y cuatro de Liga, y ha conseguido 4 goles disputando todos los minutos, Dos al Celta, cero a Osasuna, cero a Espanyol, uno a Osasuna, uno al Betis y cero al Espanyol. Tres partidos en blanco sobre seis. Promedio en 2014: 0,6 goles por partido. Unas cifras muy inferiores a las que registró en el último trimestre de 2013, fechas para las que orientó su preparación para estar a tope y conseguir el Balón de Oro. Ahora le viene el bajón. Además, saliendo de la lesión, con muchos minutos menos disputados y un partido menos Messi ha marcado en 2014 los mismo goles que el portugués: 4.

Si el Barça se mantiene en la misma posición que no ha dejado desde agosto de 2012, el liderato, gana otros títulos y Messi le come el terreno en la faceta goleadora, después de la ventaja que le ha dado con su inactividad, podemos asistir a un recital de gestos y aspavientos de un Cristiano Ronaldo que si hasta ahora vivía obsesionado por ganar el Balón de Oro, a partir de ahora querrá conservarlo a toda costa. Y eso puede ser un calvario para él. Aunque si Messi tiene las dos piernas en condiciones, le va a resultar imposible,




Deja tu Comentario