2012-05-08 21:05 FC Barcelona Por: Administrador

Valdano le saca los colores al madridismo radical



El ex director general del conjunto blanco ha asegurado que “para disfrutar del fútbol en toda su plenitud hay que querer a un equipo y hay que odiar un poco a otro. Eso a veces se lleva demasiado lejos y termina creando un clima pre-violento que debiéramos cuidar porque nunca sabemos dónde está la raya roja. Hay gente que vive al límite“ ha afirmado Valdano. “Uno lee comentarios y piensa: Espero no encontrarme con este tipo en ninguna esquina porque eso no puede terminar más que mal.”

El argentino también ha hablado de su compatriota, Leo Messi, y las constantes comparaciones entre el astro del Barça y Maradona. "Son personalidades distintas. Diego era muy volcánico, y eso lo convirtió en un producto de consumo informativo permanente, dentro y fuera de la cancha. Lo fui a visitar alguna vez a Nápoles y era como un carnaval permanente. Él salía en coche de su casa y abajo lo esperaban veinte o treinta chicos con motocicletas que lo iban acompañando, alguno lo adelantaba e iba gritando “Arriba Maradona!”, y entonces salía el almacenero, el del bar,  todos los días se daban situaciones que sólo se podían dar con un personaje como Maradona. No me imagino un episodio parecido con Messi en Barcelona, a pesar de que el fútbol no ha hecho más que crecer desde hace veinte años hasta ahora. Todos sabemos que Messi no podrá tomar un café en una terraza cerca de la Sagrada Familia, pero en ningún caso atrae tanta expectación cuando no juega a fútbol. La atrae desde que empieza el partido hasta que acaba, y luego deja de interesar", ha afirmado el argentino.



Valdano además ha recordado el partido que disputaron el Athletic de Bilbao ante el F.C. Barcelona en San Mamés correspondiente a la primera vuelta de la Liga BBVA. El argentino lo ha puesto como un ejemplo de cómo debería ser el fútbol. “Un extraordinario partido con lluvia que tuvo todos los ingredientes, desde el poético hasta el épico. El Athletic iba ganando hasta dos minutos antes del final. Hubo un empate que frustró a ambos equipos. Después del partido estuve con Guardiola y con Bielsa y los dos estaban felices por haber sido protagonistas de un gran partido. Fue una de las escasísimas ocasiones que vi a dos protagonistas del fútbol anteponer el juego al resultado. Y eso cinco minutos después del partido, porque cinco días después es más fácil pero cinco minutos después, cuando el humor está tan condicionado por esa emotividad fresca que deja el duelo, me pareció que estaban cerca de la verdad".


 


Deja tu Comentario