2013-05-23 20:05 FC Barcelona Por: Administrador

Valdés está dispuesto a declarar la guerra al Barça



Joan Tubau

Se supone que entre porteros deberían entenderse bien. Pero no es el caso. Víctor Valdés, al que le cuesta sintonizar con el prójimo en el ámbito de las relaciones humanas, tampoco tiene feeling con Andoni Zubizarreta. Eso explica que anunciara su intención de abandonar el club poco después de que el director deportivo asegurara públicamente que "la renovación de Valdés está bien encaminada". No sólo no estaba bien encaminada sino que ni siquiera se había iniciado. A Valdés le faltó tiempo para dejar en ridículo al secretario técnico y explicar a los socios su deseo de marchar del Camp Nou.



El asunto es grave porque Valdés quiere que le perdonen el año de contrato para irse con la carta de libertad y el dinero que genere su traspaso en su bolsillo. Considera que ha hecho mucho por el Barça y que se lo merece. La directiva, por su parte, molesta con su comportamiento, no está dispuesta a permitir que se vaya gratis. Y ahora el papelón lo tendrá Andoni Zubizarreta, que tiene que contratar a un sustituto de Valdés sin tener la seguridad de que éste se irá del club y, por tanto, sin saber si puede disponer de su ficha para destinarla al nuevo fichaje. El presupuesto de fichajes también depende del tema.

La situación va a ser incómoda para todos. Valdés corre el riesgo de quedarse, cumplir el contrato y no jugar un sólo partido. Tito Vilanova se arriesga a tener en su vestuario una manzana de la discordia que puede alterarle el equilibrio de la plantilla. Y la directiva conservará en casa una bomba de relojería que se le puede girar en contra si el portero sustituto no está a la altura de las circunstancias.

La responsabilida de Andoni Zubizarreta en este asunto es evidente. El director deportivo se supone que sabe más que los demás, que dispone información confidencial que le permite adelantarse a los acontecimientos y apagar fuegos antes de que se produzcan. Zubizarreta no ha sabido ver lo que se le venía encima y ahora el club sufre las consecuencias. La salida de Valdés será traumática y sin más explicación que quien tenía que haberla previsto no supo actuar de manera conveniente.




Deja tu Comentario