2013-01-18 00:01 FC Barcelona Por: Administrador

Valdes se marca un farol y puede perder la partida de su renovación



El padre de Víctor Valdés y su representante, Ginés Carvajal, han estado reunidos esta tarde con Andoni Zubizarreta, Raúl Sanllehí y el directivo Bartomeu para comunicar que el portero no está dispuesto a renovar su contrato con el Barcelona, que vence el 30 de junio de 2014, si no se le equipara a todos los niveles con los futbolistas del segundo escalón salarial de la plantilla, es decir los que vienen a continuación de Messi (Xavi, Puyol e Iniesta) y que se encuentran más cerca de los diez que de los cinco millones de ficha. Valdés quiere estar en ese nivel, el mismo que tiene Casillas en el Real Madrid.

Los representantes de Valdés no han querido entrar en cuestiones económicas. Han exigido para su representado el mismo trato que los tres jugadores mencionados y, al no encontrar una predisposición favorable, han optado por declarar directamente la guerra a la directiva blaugrana emitiendo un comunicado público sobre un tema que debería haber permanecido únicamente en conocimiento de las partes afectadas. Esta rapidez en airear la falta de entendimiento entre el jugador y el club da que pensar que hay algo más, y es que el jugador no se siente valorado por la directiva si no recibe el mismo trato que los compañeros mencionados.



El comunicado explica que : "Los agentes de Víctor Valdés han comunicado al FC Barcelona en la reunión mantenida esta tarde la decisión irrevocable por parte del jugador de no renovar su contrato, evitando así entrar a valorar temas económicos". La situación es muy similar a la que se vivió en 2009, cuando la negociación se rompió y entonces fue el FC Barcelona, en aquel momento Txiki Begiristain, quien llegó a anunciar que el club buscaba portero al no llegar a un entendimiento con Valdés. La situación se recondujo posteriormente. Andoni Zubizarreta espera repetir la historia. Es cuestión de sacar el talonario.

No hay que olvidar que Ginés Carvajal fue el representante de Iker Casillas y actualmente lleva entre otros a Raúl, Jesé, Deulofeu (habrá problemas) y las promesas blancas Sarabia y Dani Carvajal.

Valdés ha vuelto a tensar la cuerda y, aunque finalmente se pueda llegar a un acuerdo, esta vez no conseguirá evitarse la fama de pesetero que se llevó hace cuatro años. El tiempo todo lo borra, pero el hecho de llover sobre mojado no le ayuda. No cabe duda de que con esta actitud ha conseguido echarse encima al público del Camp Nou, que hasta ahora le idolotraba.



A Valdés no le ha hecho gracia que tanto Sandro Rosell como Andoni Zubizarreta dieran por hecha su renovación. Sus representantes tenían orden de dar un golpe en la mesa para demostrar que en su futuro manda él y que será él quien decida si renueva o no. Lo ha conseguido. Queda un año y medio para el final del contrato, hay tiempo suficiente para retomar la conversación y discutir las cuestiones económicas. De cualquier forma, la directiva blaugrana se ha sentido maltratada y podría reconsiderar la posibilidad de volver a plantearle la renovación. Bartomeu pidió al padre del portero y su representante que no hicieran un nota pública atendiendo a la situación del equipo inmerso en un delicado compromiso de Copa del Rey que podría desencadenar el K.O. blaugrana. Quienes defendían en la reunión los intereses del Barça no querían que una cuestión extradeportiva pudiera entorpecer la buena marcha del equipo. Ginés Carvajal, de conocida ascendencia y relaciones madridistas, se ha negado y le ha faltado tiempo para enviar la nota a la agencia EFE, lo que en los despachos del club ha sido entendido como una provocación en toda regla.

Se espera que el Barça responda hoy a esa nota. El malestar es tan grande que podrían no reemprenderse las negociaciones y poner al jugador en el mercado de forma inmediata. No era esa la intención del club ni del jugador, que solamente ha querido marcarse un farol. Pero puede salir trasquilado al no obtener de la directiva la reacción de sumisión que esperaba,

 

Deja tu Comentario