2014-01-11 12:01 Real Madrid Por: Administrador

Varane tiene un mal recuerdo del Espanyol



El 11 de mayo de 2013, Raphael Varane se lesionaba en el menisco de su rodilla derecha durante la última visita del Real Madrid a Cornellà. Desde entonces, un paso por el quirófano, reapariciones fugaces y un plan conservador, en el que aún se encuentra inmerso, han marcado la carrera del central francés, al que amenaza el riesgo de una nueva intervención.

En el minuto 18 de aquel Espanyol-Real Madrid (1-1), Varane sufría un choque con Wakaso. Aparentemente, una acción que no parecía implicar más consecuencias que la de su retirada del terreno de juego en aquel partido. Como mucho, se temía por su participación en la final de la Copa del Rey, que se disputaría seis días después.



Sin embargo, la realidad fue muy distinta. El jugador tenía roto el menisco interno, lo que le obligó a pasar por el quirófano. Lo hizo en Francia, donde le operó el doctor Herve Silbert. El tiempo de baja tras la operación se estimó entre seis y ocho semanas. Volvió a entrenarse con el grupo el 7 de agosto, durante la pretemporada en Miami. Pero, pocos días después, hubo de parar. La rodilla se inflamaba y se temía que, además del interno, tuviera afectado el menisco externo. Es decir, que hubiera de ser intervenido de nuevo.

Carlo Ancelotti no pudo contar con Varane hasta el partido de Champions ante el Copenhague, el 2 de octubre. Jugó también ante el Levante, y los problemas reaparecieron: rodilla hinchada por la presencia de líquido sinovial en la articulación. Pese a ello, el central siguió jugando, dos partidos sí y dos no, incluso con Francia (repesca mundialista ante Ucrania), hasta que el 20 de noviembre dijo basta.

Ante la persistencia de los problemas, el jugador sigue desde entonces un plan específico. No se deja ver por el césped de Valdebebas. Trabaja en el interior de las instalaciones. En el Madrid se ha apostado por un plan conservador, pero la posibilidad de que deba ser operado de nuevo está sobre la mesa. De momento, Ancelotti espera poder contar con él "dentro de dos semanas". Entretanto, el joven futbolista francés lleva 63 días sin jugar un partido con el Madrid, con el que sólo ha aparecido seis veces esta temporada. Han pasado ya casi ocho meses de un calvario que comenzó en Cornellà.




Deja tu Comentario